El Ministerio japonés de Defensa estaría interesado en desarrollar una tecnología para interceptar misiles hostiles mediante proyectiles de propulsión magnética, según declaró a Nikkei Asia una fuente cercana al tema.

De esta forma, Japón buscaría anticiparse y responder a hipotéticos ataques con armas hipersónicas desarrollas por China, Rusia o Corea del Norte.

Las autoridades militares niponas ven los misiles hipersónicos como la próxima generación de armamento militar y creen que el país debe fortalecer urgentemente su capacidad para hacerles frente.

La publicación recuerda que la Agencia de Adquisiciones, Tecnología y Logística del Ministerio de Defensa de Japón asignó 56 millones de dólares del presupuesto fiscal de 2022 para el desarrollo de prototipos de equipos de cañones de riel de uso militar.

Los cañones de riel pueden lanzar proyectiles mediante la energía que se genera cuando se aplica una corriente eléctrica a un campo magnético. Este tipo de proyectiles alcanzan mayores velocidades que los disparados por los sistemas de interceptación convencionales, por lo que serían de gran ventaja para neutralizar las armas hipersónicas.

Dichas armas superan en más de cinco veces la velocidad del sonido y, a diferencia de los misiles balísticos intercontinentales, que se desplazan en un arco predecible y pueden ser rastreados por los radares de largo alcance, maniobran mucho más cerca de la tierra, lo que dificulta su detección.

Se espera que los interceptores disparados por cañones de riel electromagnéticos alcancen velocidades de más de 2.000 metros por segundo. De hecho, durante la etapa de investigación, un prototipo habría alcanzado una velocidad de casi 2.300 metros por segundo.

Por otro lado, los cañones de riel y el tamaño relativamente pequeño de los interceptores que disparan permiten a los operadores ajustar la rapidez con la que se desplaza cada interceptor, dependiendo de la velocidad de los misiles hipersónicos entrantes.

Se espera que el nuevo sistema de cañones de riel esté listo para su uso real en la segunda mitad de esta década.

Ministerio de Defensa de Japón

Fuente: actualidad.rt.com