En declaraciones publicadas el martes por la agencia local de noticias INA, el portavoz del órgano iraquí, Tahsin al-Jafayi, afirmó que las fuerzas de combate de la coalición han evacuado la base Harir, ubicada cerca del Aeropuerto Internacional de Erbil, la capital del Kurdistán iraquí, e indicó que solo un grupo reducido de asesores militares en la lucha contra el terrorismo permanece en el recinto.

El vocero agregó que la retirada tuvo lugar antes de finales de este año y que el proceso de la evacuación se llevó a cabo sin problemas.

Los asesores, además de la base Harir, estarán presentes también en la base militar estadounidense Ain Al-Asad, en la provincia de Al-Anbar (oeste de Irak), agregó. El sábado, los estadounidenses entregaron la base aérea de Ain Al-Asad al Ejército iraquí.

Al-Jafayi enfatizó que las fuerzas iraquíes han comenzado a retomar los campamentos de la coalición estadounidense desde los principios del año saliente.

El 26 de julio, Bagdad y Washington acordaron la salida de las tropas estadounidenses del país árabe para fines de este año.

La presencia continua de las tropas estadounidenses se ha convertido en un tema polarizador, especialmente luego de la agresión. Asimismo, el asesor de Seguridad Nacional de Irak, Qasem al-Arayi, anunció el 9 de diciembre el fin de las misiones de combate de las fuerzas de la coalición estadounidenses, que supuestamente luchan contra el grupo terrorista Daesh, y el inicio de su retirada oficial del país árabe.

No obstante, los grupos de la Resistencia advierten de la interrupción de la retirada, debido a la falta de seriedad del país norteamericano. Ante tal situación, alertan que los ataques de las unidades de la Resistencia contra las tropas de ocupación continuarán hasta que salga el último soldado estadounidense de Irak.

La base Harir, utilizada por las fuerzas de la coalición liderada por EE.UU., ubicada en el norte de Irak.

Fuente: hispantv.com