Reino Unido ha confirmado la primera muerte en el mundo de un paciente infectado por la variante ómicron del coronavirus SARS-CoV-2. Así lo ha confirmado el primer ministro, Boris Johnson, según informa Sky News.
Publicidad

“Por desgracia, sí, ómicron está produciendo hospitalizaciones y al menos un paciente ha muerto”, ha afirmado Johnson. “La idea de que ésta es una versión más suave del virus tenemos que dejarla a un lado y reconocer la rapidez con la que se transmite entre la población. Lo mejor que podemos hacer es ponernos todos dosis de refuerzo”, ha recomendado.

Hasta ahora, después de poco más de dos semanas desde que la OMS declaró ómicron como variante de riesgo, no se había detectado ninguna muerte en el mundo y se había informado de que la mayoría de los casos eran leves.

El fallecimiento confirmado en Reino Unido viene a reforzar una preocupación creciente: aunque ómicron no cause una covid más grave y la inmunidad de las vacunas siga protegiendo de sus peores consecuencias, el hecho de que sea más contagiosa y genere más casos terminará de una manera u otra cobrándose víctimas, seguramente aquellos más expuestos por no estas vacunados, por su edad o por enfermedades de riesgo.

De momento se desconoce si la persona fallecida en Reino Unido tenía algún otro tipo de dolencia que incrementara su fragilidad frente a la covid-19.

En Reino Unido han 3.137 casos de ómicron hasta la fecha. De ellos, según el ministro de Sanidad, hay una decena de hospitalizados. Lo que más preocupa es la rapidez con la que está creciendo la variante, que está ganando terreno a delta por ejemplo en Londres, donde ya representa el 40% de los virus secuenciados.

Fuente: niusdiario.es