Moscú está alarmada con el despliegue de fuerzas militares estadounidenses y de la OTAN, la realización de maniobras y la instalación de elementos del sistema antimisiles global de EE.UU. cerca de las fronteras de Rusia, ha afirmado el presidente ruso Vladímir Putin.

“Es muy preocupante la acumulación de agrupaciones militares de EE.UU. y la OTAN inmediatamente cerca de las fronteras de Rusia, así como la realización de ejercicios a gran escala, incluso no planificados”, dijo el mandatario en una comisión del Ministerio de Defensa este martes.

Putin mencionó también el despliegue de elementos del escudo global antimisiles de EE.UU. cerca de Rusia: “las ya emplazadas en Rumanía y planeadas para la instalación en Polonia lanzadoras Mk-41, adaptadas a los sistemas de ataque Tomahawk”.

“Si esta infraestructura va avanzando, si los sistemas de misiles de EE.UU. y de la OTAN aparecen en Ucrania, su tiempo de vuelo hasta Moscú se reducirá a 7-10 minutos, y si se despliegan armas hipersónicas, a cinco minutos”, advirtió Putin, que calificó esta situación de “grave desafío para la seguridad de Rusia”.

Incluso si EE.UU. proporcionara garantías jurídicas en materia de seguridad, no serían muy confiables, puesto que Washington abandona los acuerdos fácilmente, acentuó Putin.

Pese a ello, señaló, Moscú se encuentra a la espera de negociaciones sobre garantías de seguridad.

“Esperamos unas negociaciones constructivas y significativas con un resultado final visible que, en un plazo determinado, garantice una seguridad igual para todos. Nos esforzaremos por conseguirlo”, dijo Putin.

Al mismo tiempo, señaló el mandatario, Rusia se reserva el derecho a responder con medidas técnico-militares adecuadas a los pasos hostiles de EE.UU.

Fuente: actualidad.rt.com