La cifra de muertos por los tornados registrados la noche del viernes y la madrugada del sábado en el centro y sur de Estados Unidos es de al menos 94, informaron las autoridades, mientras buscan sobrevivientes en una fábrica de velas ubicada en Mayfield, en el estado de Kentucky, convertida en símbolo de la devastación.

Este fenómeno meteorológico excepcional afectó a cinco estados, dejando una estela de destrucción a lo largo de centenares de kilómetros.

De la fábrica de velas Mayfield Consumer Products de Mayfield, una ciudad de 10.000 habitantes parcialmente arrasada por el desastre, considerada la “zona cero” de la tragedia, no quedó más que una maraña de vigas retorcidas y láminas de metal, apiladas a varios metros de altura.

Equipados con grúas, excavadoras y otros dispositivos mecánicos, los rescatistas avanzaban lentamente este domingo.

Unos 110 empleados estaban trabajando en la planta el viernes por la noche para satisfacer la demanda de la temporada navideña cuando el tornado lo destruyó todo. Se calcula que decenas de esos trabajadores siguen desaparecidos.

“Es una operación muy triste y seria en este momento”, dijo Michael Dossett, coordinador de ayuda de Kentucky, confirmando que ningún sobreviviente fue sacado de los escombros durante la madrugada, consignó la agencia AFP.

“Es la visión de una zona de guerra”, agregó, en la cadena CNN.

Ante la misma cadena, el gobernador de Kentucky, Andy Beshea, calificó esta serie de tornados como “la más mortífera” en la historia de ese estado.

En tanto, en Illinois, con seis muertes confirmadas, el número de personas aún atrapadas y víctimas entre los escombros del almacén de Amazon es incierto, pero se teme que sumen unas cincuenta, indicó la agencia ANSA.

Reconstrucción

Los residentes de Kentucky, muchos de ellos sin electricidad, gas o incluso un techo, se despertaron el domingo con un paisaje marcado por el paso devastador de una serie de tornados que las autoridades de Estados Unidos temen que hayan matado al menos a 94 personas.

Los expertos dijeron que tenían pocas esperanzas de encontrar sobrevivientes bajo los escombros. Los trabajadores de rescate, los voluntarios y los residentes debían comenzar el largo proceso de recuperar lo que pudieran.

Se cree que al menos 94 personas murieron sólo en Kentucky después de que los tornados recorrieran una senda de 320 kilómetros el viernes por la noche. Seis trabajadores murieron en un almacén de Amazon en Illinois. Un hogar de ancianos fue destruido en Missouri y más de 70.000 personas se quedaron sin electricidad en Tennessee.

Pero ningún lugar sufrió tanto como la pequeña ciudad de Mayfield, Kentucky, donde los potentes tornados, que según los meteorólogos son inusuales en invierno, destruyeron una fábrica de velas y las estaciones de bomberos y policía.

En esta ciudad de 10.000 habitantes, situada en el extremo suroccidental del estado, las casas quedaron aplastadas o sin tejados, los árboles gigantes fueron arrancados de raíz y las señales de las calles quedaron destrozadas.

La gente buscaba sus pertenencias entre los escombros de las casas hasta que cayó la noche del sábado. Entonces, la ciudad, privada de electricidad, quedó sumida en la oscuridad, salvo por las linternas y los faros de los vehículos de emergencia.

Janet Kimp, de 66 años, y su hijo Michael Kimp, de 25, sobrevivieron refugiándose en el vestíbulo, la única parte de la casa en la que el techo o las paredes no se derrumbaron.

Este fue el último desastre que la ha afectado: Kimp dijo que su casa se quemó hace años y luego tuvo que declararse en bancarrota tras la muerte de su marido.

“Lo he vuelto a perder todo”, dijo Kimp mientras se encontraba en los restos de su salón, donde los muebles estaban volcados y los escombros cubrían el suelo.

El gobernador de Kentucky, Andy Beshear, dijo que el conjunto de tornados era el más destructivo de la historia del estado. Dijo que unos 40 trabajadores habían sido rescatados en la fábrica de velas de Mayfield, que tenía unas 110 personas dentro cuando quedó reducida a un montón de escombros. Sería un “milagro” encontrar a alguien más con vida bajo los escombros, dijo Beshear el sábado por la tarde.

En Illinois, seis trabajadores de Amazon.com Inc fueron confirmados como fallecidos el sábado después de que el techo de un almacén fuera arrancado, provocando que paredes de hormigón se derrumbaran.

La génesis del enjambre de tornados fue una serie de tormentas eléctricas nocturnas, incluida una que se formó en el noreste de Arkansas. Esa tormenta se desplazó desde Arkansas y Missouri hasta Tennessee y Kentucky.

Las temperaturas inusualmente altas y la humedad crearon el ambiente para un evento meteorológico tan extremo en esta época del año, dijeron los expertos.

“Anoche estaba mirando el radar y me decía: ‘Espera un segundo, esto es diciembre. ¿Cómo es posible que esto ocurra en diciembre? Este es el tipo de cosas que sólo se ven en el punto álgido de la temporada, ya sabes, marzo, abril, mayo”, dijo el meteorólogo Jeff Masters de Yale Climate Connections.

Janet Kimp y su hijo revisan los escombros de su casa en Mayfiled.

Fuente: ambito.com