Durante el gobierno de Mauricio Macri, la AFIP conducida por Alberto Abad se encargó de montar una serie de falsas acusaciones para inducir a la Justicia a que avanzara contra el Grupo Indalo y sus accionistas Cristóbal López y Fabián De Sousa. Tal como quedó probado en el juicio de Oil Combustibles, el organismo recaudador se encargó mediante un grupo de tareas ad hoc de generar una serie de documentos para atacar el grupo empresario mediante un entramado político, mediático y judicial.

Además de Abad, en ese “escuadrón” abrevaban Juan Emilio Candina, Jefe de la División Penal Tributaria de la Subdirección de Grandes Contribuyentes Nacionales; Néstor Abelardo Sosa, Subdirector General de la Subdirección General de Auditoría Interna; Eliseo Devoto, Subdirector General de la Subdirección General de Asuntos Jurídicos; Sebastián Paladino, Subdirector General de la Subdirección General de Recaudación, Juan Carlos Santos, Subdirector General de Operaciones Impositivas de Grandes Contribuyentes Nacionales; Jaime Leonardo Mecicovsky, Subdirector General de Operaciones Impositivas de Interior de la AFIP; y Jorge Schiaffini, funcionario en el Departamento de Investigación de Grandes Contribuyentes Nacionales de la AFIP.

En octubre de 2015, luego de la primera vuelta electoral que lo había perfilado como ganador para las elecciones generales, Mauricio Macri le pidió a Cristóbal López el canal C5N “para meter presa a Cristina”, tal como declaró el propio empresario ante la jueza Servini. La negativa de López derivó en que apenas asumido como presidente, Macri le declarara la guerra al Grupo Indalo.

El primer paso fue la designación de Alberto Abad al frente de la AFIP, quien luego fue designando uno a uno a los integrantes del equipo que iría firmando las resoluciones para acorralar a Oil Combustibles y construir con mentiras la acusación contra la empresa insignia del Grupo Indalo.

Pero claro, llegado el juicio, la totalidad de los testigos que pertenecían a la AFIP, destruyeron la hipótesis delictiva plateada por dicho organismo, y dejaron instalado el proceso irregular y de persecución que comandó en persona Alberto Abad.

Desde el propio Abad pasando por Emilio Candina, Fabián Barroso, Jorge Schiaffini, Carlos Bo, Eliseo Devoto y Néstor Sosa, además de Leandro Cuccioli, y tantos otros funcionarios de altísimo rango, ante los estrados desvirtuaron cualquier actuar delictivo de Grupo Indalo.

En su alegato, Fabián Lértora, abogado de Cristóbal López, mostró como se utilizó información pública como atribución de responsabilidad penal, manipulando la información y prueba desde el 14 de marzo de 2016 por parte de la AFIP.

De hecho Lértora, mostró el video con la declaración de Candina, en donde el abogado de redactar y presentar la denuncia de la AFIP por Oil Combustibles, se mostró dubitativo y con dudas respecto al rol de López dentro del Grupo Indalo.

Ante la preguntar de Lértora, quien le consultó de qué documento extrajo que López conducía el Grupo para luego imputarle el delito como responsable de la conducción, Candina reconoció: “Ese dato era público, es información que yo tenía de conocimiento público. Por otra parte, acompañé con listados de padrones en los que entendí que surgía su participación y vinculación al grupo. Más allá de eso, el artículo 14 de la ley penal tributaria extiende la responsabilidad a aquellos que exhibían o detentaban la organización de la empresa”.

Ante esa respuesta, Lértora insistió: ¿Pero qué elementos tomó?

Candina: “Yo tenía conocimiento de que era un dato público, no recuerdo si se me informó en los datos del informe, no lo recuerdo bien, es la verdad… tengo claro que era un dato público que necesariamente puede no estar vinculado a lo que surge en base, pero no lo recuerdo más que saber que era público”.

Lértora: ¿Siempre que tiene datos de conocimiento público lo informa o es la primera vez?

Candina: “Estoy pensando, tratando de hacer memoria si alguna vez aportamos datos relativos a otra persona. Ehhh… siempre acompañamos los datos de la nómina y del padrón de donde surgen las relaciones, no recuerdo ahora precisamente una causa donde trajimos ese eventual análisis para imputar a otra persona”.

Fuente: ambito.com