El viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, tachó de “señal provocadora” las declaraciones de EE.UU. sobre el posible envío de sus tropas a Europa del Este.

El alto funcionario declaró que “no está claro para qué lo hace la Administración de EE.UU.”, en lugar de ocuparse de “un camino alternativo del fortalecimiento real de la seguridad, propuesto por Rusia en forma de las garantías [de seguridad] mencionadas”.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, afirmó este lunes que EE.UU. evalúa el despliegue de tropas en el territorio de los países de Europa del Este en caso de que se produzca una “invasión” rusa a Ucrania.

Desde Moscú calificaron de “exacerbaciones artificiales” los rumores sobre una posible operación militar rusa en Ucrania y acusaron a Occidente de provocar “histeria” con el pretexto de desplegar más unidades de equipos militares de la Alianza Atlántica cerca de las fronteras de Rusia. 

La semana pasada, el presidente ruso Vladímir Putin se reunió con su homólogo de EE.UU., Joe Biden, para abordar, entre otros temas, las tensiones en torno a Ucrania. La postura de Moscú radica en la necesidad de obtener “garantías fiables y jurídicamente vinculantes que excluyan la expansión de la OTAN hacia el este y el despliegue de sistemas de armas ofensivas en los países vecinos”, según un comunicado del Kremlin.

Por su parte, el inquilino de la Casa Blanca declaró días después que barajaría la posibilidad de enviar más tropas a los países de Europa del Este de la OTAN, pero subrayó que el envío de las tropas terrestres estadounidenses a Ucrania “nunca estuvo sobre la mesa”.

Imagen de Militares de EE.UU. durante unos ejercicios, Letonia.

Fuente: actualidad.rt.com