En la política del Banco Mundial de apoyar el desarrollo verde, su directorio aprobó un préstamo por u$s400 millones. El objetivo del crédito es para “para implementar prácticas climáticamente inteligentes e innovadoras que mejoren la productividad y la competitividad del sistema agroalimentario de Argentina”, reza el comunicado emitido este viernes desde Washington. El préstamo de 400 millones de dólares es reembolsable en 34 años y cuenta con un periodo de gracia de 7 años.

“Este proyecto contribuirá a la inclusión social, productiva y sostenible y será un eje de trabajo clave para el sector más dinámico de la economía argentina”, dijo Gustavo Beliz, Secretario de Asuntos Estratégicos en declaraciones a la entidad multilateral.

De acuerdo a la información oficial “el proyecto “Sistemas Agroalimentarios Climáticamente Inteligentes e Inclusivos” tiene la intención de “promover el desarrollo verde a través de inversiones en infraestructura resiliente al clima”. En este sentido, el Banco Mundial “apoya inversiones privadas para mejorar el acceso de productores al mercado así como su rentabilidad, reducir la vulnerabilidad al cambio climático y alentar la innovación y la introducción de nuevas tecnologías”.

En el marco de la recuperación post pandemia, Jordan Schwartz, Director del Banco Mundial para Argentina, Paraguay y Uruguay señalo “como parte de la recuperación post-pandemia, es importante invertir en la resiliencia climática de un sector clave para la economía argentina como el agropecuario y mejorar las capacidades productivas y los ingresos de las familias rurales más vulnerables del país”,.

La entidad estima que se beneficiaran del proyecto aproximadamente “93.000 personas, incluidos productores, trabajadores agrícolas, micro, pequeñas y medianas empresas agroindustriales y asociaciones de familias productoras” Dentro del marco de colaborar con el sector más vulnerable se estima que “el 25% de los beneficiarios serán jóvenes, mujeres y grupos vulnerables como los indígenas y los afrodescendientes”.

Otro de los objetivos de esta iniciativa es que las inversiones “estimulen la creación de empleo y aumentar los ingresos de los productores”.

Asimismo se prevé que se lleven a cabo obras en infraestructura con el propósito de mejorar la conectividad (servicios digitales, caminos rurales, etc) como asimismo la gestión de los recursos hídricos (irrigación, drenaje, etc). Se promoverá también las “iniciativas privadas” que tengan el objetivo de incluir que “a los sectores más vulnerables” como asimismo el promover la sostenibilidad de pequeños y medianos productores orientados a la exportación.

Finalmente el comunicado del Banco Mundial indica que se apoyará el fortalecimiento institucional del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), para promover su liderazgo en la innovación y la resiliencia climática del sector agroalimentario.

Fuente: ambito.com