Cristina Kirchner fue la figura central del acto en Plaza de Mayo que organizó el Gobierno por el Día Internacional de los Derechos Humanos y para conmemorar los 38 años del regreso de la democracia y no desaprovechó la oportunidad para brindar un fuerte discurso de alto contenido político con críticas a la oposición y, especialmente, al Fondo Monetario Internacional, el mismo día en que el organismo anunció que las conversaciones con la Argentina para reestructurar la deuda contraída durante la gestión de Macri estaban avanzadas.

“No se va a aprobar ningún plan que no permita la recuperación económica. Es el deber de los argentinos que integran la fuerza política que volvió a la Argentina”, expresó.

En sintonía con esto, la ex presidenta le pidió a Alberto Fernández que incluya en la negociación la posibilidad de pagar parte de la deuda con la dólares argentinos que están en paraísos fiscales: “A la Argentina no le faltan dólares, los dólares de la Argentina se los llevaron afuera. Necesitamos que el FMI nos ayude a recuperar de los paraísos fiscales que se han ido miles y millones de dólares en evasión. Comprométase a que cada dólar que encuentre en el exterior se lo vamos a dar al Fondo, de los que se la llevaron sin pagar impuestos, se la fugaron. Que sea un punto de negociación”.

Pero las críticas hacia el organismo multilateral de crédito no finalizaron allí. La ex mandataria se remontó a la época de Alfonsín y De La Rúa para cuestionar la presencia del Fondo en la Argentina y, al mismo tiempo, lanzar un reproche hacia el radicalismo: “El FMI ha vivido condicionando a la democracia argentina. No es de ahora. Recuerdo cuando Alfonsín asumió la presidencia un 10 de diciembre, como hoy hace 38 años, recibió un país que había quintuplicado su deuda externa, sin reservas en el BCRA, corazonadas militares cada tanto con 30 mil desaparecidos. Y en el año 89, el FMI con presiones y demás, le soltó la mano al gobierno decmoratico de Alfonsín y no pudo terminar su mandato. No fue la primera vez que lo hizo”.

“En el 2001 también a otro presidente radical el FMI le soltó la mano y vino la crisis del 2001, se deben acordar Lula, con 5 presidentes en dos semanas. Deberían despabilarse un poco porque los dos presidentes radicales que tuvieron se los tumbó el FMI, despabilense”, continuó CFK.

Y completó: ” Pero le soltaban la mano al gobierno naciente de la democracia después del sufrimiento de la democracia, pero al que no se la soltaron fue al que vino después de nosotros, a ese le pusieron toda la tarasca, 57 mil millones de dólares para que pudiera ganar las elecciones. Es hora que nos despabilemos todos los argentinos. A quién le pone la guita el Fondo y para qué se la ponen. E insisten con modelos y políticas que no dieron resultado, que fracasaron, porque lo intentaron hacer durante la dictadura. No había sindicatos, no existían los partidos, no había Congreso ni huelgas. Lo volvieron a hacer sin necesidad de recurrir a un golpe, lograron llegar al gobierno democráticamente para endeudarnos una vez más y tampoco les dio resultados. Pusieron 57 mil millones de dólares para ganar las elecciones y no pudieron torcer la voluntad del pueblo”.

Fuente: elcomercial.com