La corporación estatal china Chengdu Aircraft Industrial Group recientemente anunció un sustancial aumento de la producción de los J-20, sus cazas furtivos de quinta generación. La compañía comunicó que desde el comienzo del cuarto trimestre “se ha enfrentado a desafiantes misiones de investigación y desarrollo, producción y entrega” debido a su gran demanda. Según los expertos, la producción masiva de ‘Dragon Poderoso’ se atribuye a la fabricación en serie de la última pieza que no se producía en el país, el motor WS-10.

De acuerdo con el experto en aviación militar chino citado por Global Times, Fu Qianshao, otros sistemas de la aeronave, como el sistema de aviónica, el sistema de radar y los sistemas de armas, ya eran de desarrollo nacional. Asimismo, agregó que actualmente ya no existe ninguna limitación causada por la importación de piezas y el nuevo motor WS-10 ya ha sido probado en otros aviones como los J-10, J-11 y J-16.

“En poco tiempo, podremos ver los J-20 operados por todos los Comandos de Teatro como el Oriental, Meridional, Occidental, Septentrional y Central, y convertidos en la fuerza principal para salvaguardar la soberanía y la seguridad del espacio aéreo territorial de China”, aseguró Fu, agregando que es posible que el caza furtivo continúe con su evolución e implemente un motor más avanzado.

El J-20, también conocido como ‘Dragón Poderoso’, es un caza de quinta generación con capacidades de sigilo y de ataque de precisión. Los primeros aviones entraron en servicio en marzo de 2017 y ciertos reportes apuntan a que actualmente China podría disponer de 150 cazas. Durante mucho tiempo se ha especulado sobre si China podría desarrollar una variante de dos asientos de la aeronave, el primer caza de quinta generación con esta configuración.

Fuente: actualidad.rt.com