Así alertó el viernes el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, en declaraciones a una audiencia en el Consejo de Relaciones Exteriores, donde señaló que la evaluación actual del Gobierno norteamericano es que Moscú aún no ha tomado una decisión sobre si invadir Ucrania.

“También creo que está bien validado el análisis que la comunidad de inteligencia ha presentado para indicar que el Gobierno ruso está considerando seriamente y planeando operacionalmente tal ejercicio”, dijo Sullivan.

Del mismo modo, consideró “importante” la acumulación militar de Rusia “en las cercanías de Ucrania y en la propia Ucrania, en Crimea y otros lugares”.

Conforme sostuvo Sullivan, Washington ha compartido esta cuestión con sus aliados, lo que los ha motivado a enviar mensajes a Moscú sobre “las consecuencias masivas” que podría tener este posible conflicto militar.

“Vamos a poner sobre la mesa nuestra preocupación por las actividades rusas que creemos que dañan nuestros intereses y valores. Podemos avanzar en algunas áreas. En otras áreas, simplemente tendremos que estar en desacuerdo”, puntualizó.

La tensión se ha disparado con acusaciones mutuas entre Kiev y Moscú de movilización de tropas y preparativos para una posible ofensiva, especialmente después de que Washington afirmó que Rusia ha desplegado más de 175 000 efectivos cerca de sus fronteras como parte de un premeditado ataque para principios de 2022 contra Ucrania.

No obstante, Moscú ha negado estas acusaciones, subrayando que sus actividades militares en la zona responden a la necesidad de defensa y disuasión ante la amenaza de una posible ofensiva de Kiev y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), encabezada por EE.UU., que también han acumulado fuerzas y equipos bélicos en las fronteras cercanas al territorio ruso.

Las fuerzas rusas durante ejercicios militares en Khatlon, Tayikistán, 10 de agosto de 2021.

Fuente: hispantv.com