El presidente de EE.UU., Joe Biden, dijo este viernes que “no acepta líneas rojas de nadie” y prometió mantener una “larga discusión” con su homólogo ruso, Vladímir Putin, sobre las tensiones entre Rusia y Ucrania.

“Estamos al tanto de las acciones de Rusia desde hace mucho tiempo y mi expectativa es que tendremos una larga discusión con Putin”, declaró el mandatario.

Previamente, el presidente ruso afirmó que califica de “líneas rojas” el despliegue de armas en territorio de Ucrania y otras amenazas para la seguridad de Rusia. Putin reiteró este martes que, si aparecen complejos de ataque en el territorio de Ucrania, Moscú tendrá “que crear algo similar en relación con aquellos que nos amenazan de esta manera”. Sin embargo, el mandatario mostró su confianza en que en los países de Occidente prevalezca el sentido común y la responsabilidad para no violar las líneas rojas.

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, María Zajárova, destacó este jueves que “la OTAN se acercó” a las fronteras rusas y está aumentando su infraestructura militar, así como realizando ejercicios en la región. La vocera reiteró en ese contexto que la expansión de la OTAN hacia el este es “una línea roja” para el Kremlin. De acuerdo con sus palabras, “la continuación del involucramiento de Kiev en la órbita militar de la Alianza”, así como la explotación de la infraestructura militar ucraniana por parte de la OTAN, que “se inició ‘de facto'”, y la intención de convertir a Ucrania en “un trampolín de enfrentamiento contra Rusia” plantean “consecuencias negativas serias, una desestabilización de la situación militar-política en Europa”.

El presidente de EE.UU., Joe Biden

Fuente: actualidad.rt.com