Los dirigentes europeos deben dejar de culpar a Rusia de “todos los males”, estimó este jueves el vocero del Kremlin en un contexto de tensiones alrededor de Bielorrusia y de Ucrania.

“A Rusia le interesa que Europa entre por fin en razón y deje de considerar que Rusia es responsable de todos los males”, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Las declaraciones del vocero ocurren un día después de que el primer ministro británico Boris Johnson alertara a Rusia ante cualquier “aventurismo militar” en Ucrania y en las fronteras entre Polonia y Bielorrusia.

Peskov se limitó a observar la multiplicación en “Gran Bretaña de publicaciones (de prensa) histéricas” y aseveró que “Rusia no despliega ninguna guerra híbrida”.

La OTAN, Estados Unidos, Francia y Alemania denunciaron el refuerzo de tropas rusas en la frontera oriental con Ucrania, donde hay una guerra en curso contra separatistas prorrusos desde 2014.

De su lado, Kiev, que en las últimas semanas había tratado de minimizar la magnitud del despliegue ruso en sus fronteras, subió el tono el jueves y anunció su intención de comprar armas a sus aliados occidentales.

“La agresividad de Rusia aumentó considerablemente en las últimas semanas”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores del país, Dmytro Kuleba, en rueda de prensa.

En este contexto, agregó, se negocia con países occidentales “la conclusión de acuerdos sobre entregas suplementarias de armas defensivas para nuestro país”.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, debe dirigirse el jueves por la tarde a responsables del Ministerio de Asuntos Exteriores, una intervención que será “detallada”, dijo Peskov.

Además de la situación en Ucrania, algunos países europeos, con Polonia a la cabeza, acusan a Rusia de estar detrás de la crisis migratoria en la frontera con Bielorrusia.

El Kremlin lo niega y se presenta como mediador entre la UE y Minsk.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin.

Fuente: ambito.com