El presidente ruso, Vladimir Putin, pidió el martes, en una reunión telemática con el liderazgo del Ministerio de Defensa y las empresas de la industria de defensa, el uso de todas las tecnologías modernas, incluida la inteligencia artificial, para fortalecer las capacidades de los aviones no tripulados (drones)

Putin aludió a que Rusia ya tiene más de 2000 drones militares en servicio en las Fuerzas Armadas y recalcó que “tenemos que seguir trabajando en ellos, teniendo en cuenta, entre otras cosas, el uso de la inteligencia artificial, los avances más modernos de la tecnología, la ciencia y, por supuesto nuestra experiencia en su uso y el análisis de lo que pasa a nuestro alrededor”.

En este contexto, el mandatario ruso destacó que los drones han demostrado ser eficaces en los conflictos armados recientes, y el uso de estas armas contra Rusia puede ser peligroso, citando como ejemplo los ataques terroristas con vehículos aéreos no tripulados en Siria.

“Hemos aprendido cómo repeler estos ataques y lo estamos haciendo de manera eficaz”, agregó.

Rusia se está dedicando a modernizar sus equipos militares y a mejorar su capacidad ofensiva y defensiva, desarrollando una nueva generación de armas como el misil hipersónico Avangard además de los drones, dada las tiranteces que mantiene con el Occidente por temas como la crisis de Ucrania, situación que han conducido a ambas partes al borde de la guerra.

Mientras tanto, se han aumentado los temores a una nueva carrera armamentista entre EE.UU. y Rusia, las dos potencias nucleares, después de la retirada en 2019 de Washington del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés), que obligaba a las dos partes a eliminar todos los misiles, tanto nucleares como convencionales, que tuvieran un alcance de entre 500 y 1000 kilómetros —de corto alcance— y de entre 1000 y 5500 kilómetros de medio alcance.

Fuente: hispantv.com