Un dron con explosivos dirigido contra la residencia del primer ministro de Irak, Mostafá al Kazemi, encendió las alarmas en la región. El funcionario se encuentra sano y salvo, pidió “calma y moderación” a la ciudadanía mientras se intenta revelar quiénes fueron los autores del atentado.

El hecho ocurrió en la “Zona Verde” de Bagdad, un área especialmente protegida dentro de la capital iraquí, donde se encuentran la mayor parte de las embajadas y sedes de gobierno del país. Las autoridades de ese país revelaron que al menos tres aviones no tripulados con explosivos fueron empleados en la agresión, según el jefe de la Célula de Medios de Seguridad, el general Maan. “Atacaron el domicilio tres aviones, las fuerzas de seguridad derribaron dos pero el tercero llevó a cabo el ataque contra la vivienda”, indicó.

Por otra parte, el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, condenó el ataque, que calificó como un “aparente acto terrorista”, el cual fue dirigirdo “al corazón del Estado iraquí”. En un comunicado difundido por la oficina, el funcionario norteamericano manifestó “alivio” por la noticia de que al Kazemi salió ileso.

El presidente iraquí, Barham Salé, condenó el “ataque terrorista” contra Kazemi, que describió como es una “transgresión peligrosa y un crimen atroz contra Irak”, e hizo un llamado a la unidad para “enfrentarse a los malvados que están acechando la seguridad de este país y la seguridad de su gente”. Señaló a “grupos de expertos extranjeros” o “Thinks tanks”, como causantes del atentado por sus políticas en Irak.

Las hostilidades entre las milicias chiíes respaldadas por Irán y el gobierno de Irak aumentaron en intensidad después de las elecciones de octubre, donde el bloque del clérigo Muqtada al Sadr recabó el mayor número de votos.

Irán tiene una gran influencia política en Irak al respaldar a importantes milicias chiíes iraquíes, algo criticado por ciertos sectores en Bagdad y temido por Estados Unidos. También posee un gran peso económico, ya que suministra al país vecino electricidad y gas pese a estar bajo sanciones de EEUU desde 2018.

Mostafá al Kazemi sobrevivió al ataque.

Fuente: ambito.com