El ministro de Defensa de Polonia advirtió este miércoles que la crisis migratoria con Bielorrusia “podría durar meses, incluso años”, y aseguró que los migrantes trataron de cruzar la frontera nuevamente durante la noche.

“La situación en la frontera polaco-bielorrusa no se resolverá rápidamente. Tenemos que prepararnos para meses, incluso años”, declaró el ministro de Defensa Mariusz Blaszczak a la radio pública polaca PR1.

El martes, las fuerzas de seguridad polacas desplegadas en la zona reprimieron con gases lacrimógenos y desplegaron cañones de agua para dispersar a los migrantes que les arrojaban piedras para intentar acceder a la Unión Europea (UE).

En el lado bielorruso, miles de personas, entre ellas mujeres y niños, procedentes mayoritariamente de Oriente Medio, siguen instaladas en improvisados campamentos, encendiendo hogueras para protegerse de las gélidas temperaturas.

La Unión Europea señala al presidente bielorruso Alexander Lukashenko por alentar esta crisis como represalia a las sanciones de Bruselas contra el régimen de Minsk.

Pero tanto Lukashenko como su principal aliado, el presidente ruso Vladímir Putin, han rechazado estas acusaciones y critican al bloque comunitario por no aceptar a migrantes en necesidad.

“Desgraciadamente la noche tampoco fue tranquila. Los métodos de ataque a la frontera polaca siguen siendo los mismos. Pequeños grupos de migrantes también intentaron cruzar la frontera en otras partes”, declaró el ministro de Defensa.

Con una postura rígida contra la inmigración, el gobierno nacionalista en Polonia ha recurrido en numerosas ocasiones a un lenguaje bélico en esta crisis, que calificó recientemente como un “nuevo tipo de guerra”.

Los guardias fronterizos polacos registraron el martes un total de “161 intentos de cruces ilegales” de fronteras, incluyendo “dos tentativas de paso por la fuerza”, según un comunicado.

Minsk y Moscú condenaron la actuación de las fuerzas polacas el martes, un día después de que la UE y Estados Unidos ampliaran sus sanciones contra Bielorrusia por esta crisis.

Los países en los confines orientales de la UE (Polonia, Letonia y Lituania) rechazaron acoger a estos migrantes, muchos de los cuales denuncian ser presionados por detrás por fuerzas bielorrusas para cruzar la frontera.

Tras presiones de Bruselas, varias aerolíneas paralizaron el transporte de posible migrantes a Bielorrusia. Irak también anunció el inicio esta semana de repatriaciones voluntarias de ciudadanos suyos bloqueados en esa frontera.

Fuente: ambito.com