Los militares rusos vigilan los movimientos de los buques de guerra estadounidenses que permanecen en las aguas del mar Negro, y no deben permitir ninguna provocación por su parte, afirmó este domingo el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, al canal Rossiya 1.

“Cuando un barco de una potencia no regional entra en el mar Negro, cuando nos damos cuenta de que lleva a bordo armas de largo alcance de alta precisión […], es decir, que no va de paseo turístico, por supuesto que lo vigilamos, lo acompañamos y entendemos que en cualquier momento es posible cualquier provocación, como ocurrió no hace mucho con un barco británico, y por supuesto no debemos permitir eso”, declaró.

Además, señaló que se trata de “un intento casi constante” de comprobar hasta qué punto el país está “preparado” y tiene “todo el sistema alineado a lo largo de la costa del mar Negro”, en general en la frontera sureña.

Según el alto funcionario, Estados Unidos no es el único país que realiza este tipo de controles y campañas. “Tengo entendido que a continuación, se van a realizar ejercicios, ejercicios con nuestros vecinos, ejercicios con la flota georgiana y ejercicios con la flota ucraniana. Pues bien, también estamos realizando ejercicios y seguiremos haciéndolo”, añadió.

El pasado 30 de octubre, el Ministerio de Defensa de Rusia informó que el destructor estadounidense USS Porter, dotado de misiles guiados, se adentró en el mar Negro bajo vigilancia de las fuerzas de la Armada rusa. Además, en la región permanecen el buque insignia de la Sexta Flota de EE.UU., USS Mount Whitney, acompañado por la fragata TCG Yavuz (F 240) de la Armada de Turquía.

Fuente: actualidad.rt.com