Una nueva investigación hecha por científicos de la Universidad de Princeton (EE.UU.) sugiere que es probable que algunas especies de roedores ancestrales se hayan infectado repetidamente con coronavirus similares al SARS-CoV-2, desarrollando así tolerancia o resistencia a esos patógenos. En consecuencia, los roedores modernos podrían ser portadores asintomáticos de ese tipo de virus, así como reservorios de otros aún desconocidos para la ciencia.

Según detallan los académicos en un estudio publicado este jueves en PLOS Computational Biology, durante su investigación realizaron análisis filogenéticos comparativos de los receptores ACE2 -utilizados por los coronavirus del SARS para infectar las células de los mamíferos- de 78 especies animales, con el fin de descubrir las distintas respuestas celulares ante una eventual infección por coronavirus.

Tras analizar los resultados, los autores descubrieron evidencias de que los roedores desarrollaron sustituciones adaptativas de aminoácidos en las posiciones que comprenden la interfaz entre los receptores ACE2 y la espiga del coronavirus. En contraste, la variación dentro de las proteínas ACE2 en primates y algunos otros clados o conjuntos de especies de mamíferos no mostraron señales de haber sufrido adaptaciones evolutivas para hacer frente a los virus.

Estas mutaciones, detallan los investigadores, indicarían que los roedores han estado expuestos y se han infectado con virus similares al SARS durante un periodo considerable de tiempo, desarrollando así una alta tolerancia a los patógenos y a las potenciales enfermedades que estos puedan causar.

 “Los análisis evolutivos que evalúan si coronavirus similares al SARS-CoV-2 infectaron especies ancestrales de animales actuales podrían ser útiles para identificar otros reservorios de coronavirus potencialmente peligrosos”, apuntaron los científicos.

Fuente: actualidad.rt.com