Una tormenta magnética, causada por la erupción solar de clase máxima detectada este jueves, se ha dejado sentir este domingo en la Tierra, informó el Laboratorio de Astronomía de Rayos X Solar de Rusia (LPI, por sus siglas en inglés).

Según las gráficas del LPI, las condiciones de la tormenta llegaron a nivel G1, por lo que el impacto en el campo magnético terrestre se considera débil. La tormenta empezó a apreciarse a eso de las 12:00 (hora GMT) y duró aproximadamente tres horas.

Las tormentas magnéticas se clasifican con letras y números según su nivel de peligrosidad y el ciclo de intensidad de nuestra estrella. Las de nivel G1 son débiles y pueden provocar algunos problemas eléctricos; las G2 son moderadas, pudiendo causar interferencias en radio y alterar las trayectorias de algunos satélites, mientras que las G3, G4 y G5 son de intensidad alta y entre sus eventuales efectos figura la caída de comunicaciones de onda corta y GPS.

En cuanto al pronóstico de futuras tormentas, el LPI afirma que en los próximos 27 días no se volverá a producir ningún impacto en el campo magnético terrestre. La probabilidad de que esto ocurra en los próximos tres días es mímima: de un 25 %, un 5 % y un 1 %. respectivamente.

Fuente: actualidad.rt.com