El presidente Joe Biden se mostró preocupado por la inflación del país que alcanzó un pico máximo en 30 años durante el mes de octubre y encomendó revertir la tendencia debido a que es un flagelo que “hiere los bolsillos de los estadounidenses”.

Tras ser anoticiado que los precios al consumidor en Estados Unidos alcanzaron en el octavo mes del año el 6,2%, el jefe de Estado evaluó los pasos a seguir para buscar una solución al problema.

“La inflación hiere los bolsillos de los estadounidenses, y revertir esta tendencia es una prioridad principal para mí”, remarcó el primer mandatario.

De acuerdo a los analistas, los precios se incrementaron a los largo del año conforme a la recuperación obtenida por el avance de la vacunación contra el coronavirus Covid-19 en la población.

También los cierres de fábricas por las restricciones, la congestión de puertos por las protestas de los camioneros, la elevada demanda de productos importados, fueron factores que aumentaron considerablemente los costos de venta de alimentos, muebles, autos y combustible.

Desde el Gobierno de Biden y la Reserva Federal (Fed) insisten con que la tendencia es “temporal” y que en los próximos meses se comenzará a observar porcentajes contrarios.

“La amenaza de una inflación récord para el pueblo estadounidense no es ‘transitoria’ y, al contrario, se agrava” , sostuvo el senador Joe Manchin, del Partido Demócrata de Biden.

“Desde la tienda de comestibles hasta la gasolinera, los estadounidenses saben que la inflación es real y (Washington) DC ya no puede ignorar el dolor económico que los estadounidenses sienten todos los días”, añadió.

Miembros republicanos del Comité de Comercio y Energía de la Cámara de Representantes dijeron que Estados Unidos enfrenta una “Bidenflación”.

“Gastar miles de millones más en impuestos y gastos solo empeorará la crisis que enfrentan los estadounidenses”, tuitearon.

Joe Biden ante el problema inflacionario 

Fuente: ambito.com