El director del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el argentino Rafael Grossi, afirmó el martes en Teherán buscar un “marco de entendimiento” ante la preocupación de Occidente por el aumento de las reservas de Irán de uranio altamente enriquecido, en respuesta a las sanciones estadounidenses.

La visita de Grossi se produce una semana antes de que se reanuden en Viena las negociaciones para salvar el acuerdo internacional sobre el programa nuclear, suspendidas desde junio.

Un símbolo fuerte de la tensión entre la ONU (de la que depende el OIEA) e Irán es que los periódicos ultraconservadores del país ignoran por completo la visita de Grossi.

Tras su llegada el lunes a Teherán, se reunió este martes con el responsable de la Organización Iraní de la Energía Atómica, Mohammad Eslami, indicó la agencia iraní Irna.

“El trabajo fue muy intenso. Continuamos nuestras negociaciones para lograr un marco de entendimiento”, afirmó Grossi durante una conferencia de prensa conjunta con Eslami.

“También trabajamos otros temas. Es muy importante enmarcarlo todo en la perspectiva del programa nuclear pacífico de Irán”, destacó el responsable del OIEA.

En un breve comunicado el martes, el OIEA afirmó que “el establecimiento de un marco claro de cooperación es uno de los principales temas de discusión entre los dos responsables”.

Durante la última visita de Grossi a Teherán, el 12 de septiembre, no se había reunido con el jefe de la organización nuclear iraní.

Esta vez, se verá por primera vez con el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Hossein Amir Abdollahian, al cargo de la rama política del dosier nuclear tras la llegada al poder del nuevo gobierno.

El lunes, horas antes de la visita de Grossi, el portavoz del ministerio iraní de Exteriores, Said Khatibzadeh afirmó que “siempre hemos aconsejado al OIEA que se mantenga en la vía de la cooperación técnica y no permita que ciertos países prosigan con sus objetivos políticos en nombre” de este organismo, dijo también Khatibzadeh.

La semana pasada el organismo de la ONU alertó de un aumento significativo de la cantidad de uranio altamente enriquecido producido en los últimos meses por Irán. Se estimó que es doce veces superior al límite autorizado por el acuerdo de 2015, es decir unos 2.489,7 kilos.

Sobre todo, Irán sobrepasó la tasa de enriquecimiento de 3,87% fijada por el acuerdo, teniendo actualmente 113,8 kg de uranio enriquecidos al 20%, y 17,7 kg al 90%, suficiente para confeccionar bombas.

Este informe se estudiará durante el Consejo de dirigentes del OIEA prevista la semana que viene, antes de que arranquen las negociaciones en Viena.

El acuerdo, concluido en 2015 entre Irán por una parte y Estados Unidos, Reino Unido, China, Rusia, Francia y Alemania por otra, significó para Teherán el levantamiento de algunas de las sanciones internacionales que asfixiaban a su economía, a cambio de reducir drásticamente su programa nuclear, que fue puesto bajo el estricto control de la ONU.

Pero Estados Unidos abandonó el acuerdo en 2018 bajo la presidencia de Donald Trump y reimpuso sus sanciones. Como consecuencia de esto, Teherán ha ido abandonando paulatinamente sus compromisos asumidos.

El director de la OIEA, Rafael Grossi, y el vocero de la Organización Iraní de la Energía Atómica, Behrouz Kamalvandi.

Fuente: ambito.com