El presidente ejecutivo de Tesla, Elon Musk, tuvo una disputa con Bernie Sanders después de que el senador estadounidense exigiera a los ricos que paguen su “parte justa” de impuestos. “Debemos exigir que los extremadamente ricos paguen su parte justa. Punto”, escribió Sanders en Twitter. Musk, burlándose del senador de 80 años, respondió: “Sigo olvidando que todavía estás vivo”.

El empresario, que ya había desembolsado u$s6,900 millones en acciones de la compañía de automóviles eléctricos al 12 de noviembre, escribió además: “¿Quieres que venda más acciones, Bernie? Solo dímelo”. El tuit de Sanders se produce en medio de los esfuerzos de Washington por aumentar los impuestos para los más ricos.

Hace una semana, Musk tuiteó que vendería el 10% de sus acciones si los usuarios de la plataforma de redes sociales respaldaban la medida. Aproximadamente el 57.9% de las personas votaron a favor de la venta de acciones. Musk terminó vendiendo sus títulos esta semana a un precio significativamente más bajo que si lo hubiera hecho antes de su tuit sobre la encuesta. Según los últimos documentos de la SEC, Musk aún tiene unos 167 millones de acciones de Tesla.

El gobierno de Joe Biden y su plan de financiamiento

Senadores demócratas propusieron un impuesto a los multimillonarios para financiar el plan de gastos sociales del presidente Joe Biden -destinado a los sectores de medios y bajos ingresos-, uno de sus principales ejes de gestión.

El plan afectaría a unas 700 personas, cuyo patrimonio se haya mantenido arriba de los u$s1000 millones por tres años consecutivos, o que hayan ganado al menos u$s100 millones anualmente. Si la reforma -que ya ha sido cuestionada, entre otros, por Jeff Bezos y Elon Musk- avanza, gravaría la apreciación de valores negociables (como acciones y bonos) sobre una base anual (23,8%), a diferencia del esquema actual que sólo pagan impuestos cuando se venden, porque sólo a partir de ese momento son consideradas como ganancias de capital. Del otro lado, también podrá recibir deducciones por sus pérdidas.

El plan, que entraría en vigencia en 2022, requiere que los multimillonarios paguen impuestos sobre todos sus activos negociables apreciados a la fecha, pero pueden distribuir el costo durante cinco años. Musk, aún con la venta del 10% de sus acciones, es el hombre más rico del mundo con un activos por unos u$s300.000 millones.

Fuente: ambito.com