Según un informe publicado el domingo en el diario estadounidense Wall Street Journal (WSJ), China llevó a cabo en julio pasado una prueba de misiles involucró una maniobra sofisticada en la que se disparó un proyectil desde un misil hipersónico en vuelo.

El periódico, citando a funcionarios militares estadounidenses, subraya que la referida prueba, fue “una señal de que el programa chino está más avanzado de lo que se conoce hasta el momento”.

En otra prueba hipersónica, que se realizó en agosto, se observaron otras capacidades avanzadas del misil chino, lo que muestra el ritmo al que los chinos están desarrollando sus armamentos avanzados y que “están superando la tecnología estadounidense más rápido de lo que se esperaba”, afirmó WSJ.

En este sentido, el diario británico Financial Times sostuvo que los expertos de la Agencia estadounidense de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA, por sus siglas en inglés), del Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono), no saben cómo China ha logrado lanzar un proyectil desde un sistema en vuelo a una velocidad hipersónica, cinco veces superior a la velocidad del sonido.

Durante mucho tiempo los expertos han estado hablando sobre la rápida modernización militar de China, a la que se refieren como “una potencia en ascenso”, pero esto quizás ya es anticuado. China no es una potencia en ascenso; ya ha ascendido, y de muchas formas ahora presenta un desafío para Estados Unidos en varios dominios militares.

Estados Unidos, Rusia y China están desarrollando armas hipersónicas. Un misil hipersónico sería más lento que un misil balístico, pero el arma tiene la maniobrabilidad de la que carecen los misiles balísticos, lo que los ayuda a esquivar y volverse más difíciles de rastrear para los enemigos.

Vehículos militares transportan misiles hipersónicos DF-17 durante un desfile militar de la República Popular China.

Fuente: hispantv.com