Bitcoin mantiene su resistencia en torno a los u$s63.000 y Ethereum busca alcanzar nuevos máximos cotizando en u$s4600. El mercado de las criptomonedas amplía su reciente rally en estos primeros compases de noviembre, con el protagonismo indiscutible del Ethereum sobre el resto de altcoins y del Bitcoin. La segunda criptomoneda por capitalización de mercado se mantiene en zona de máximos históricos. Los analistas fijan como objetivo de las subidas los u$s5.000, nivel de precios que el consenso espera que alcance antes de finales de año, mientras que para el Bitcoin el foco sigue estando en los u$s70.000.

De las diez principales criptomonedas, la mayoría se encuentra en verde con alzas de hasta el 14% (para el caso de Solana) y una sorpresiva baja de Shiba Inu del 7%. Bitcoin por su parte, se mantiene en suba leve sin llegar al 1% mientras que Ethereum crece un 4%. SHIB está sufriendo los efectos colaterales que dejó la estafa del token SQUID, inspirado en el Juego del Calamar que colapsó el 1 de noviembre con pérdidas para los inversores que ascienden a 3 millones de dólares. Algunos expertos apuntan al cripto-meme como el siguiente en quebrar.

De vuelta al Ethereum, recuperó más de un 160% desde los mínimos del pasado mes de julio, cuando el mercado consiguió hacer suelo alrededor de los u$s1700 y se produjo una acumulación importante de compras. El auge se debe a la actualización Altair de octubre, que supone un paso más a la transición a Ethereum 2.0, que implica un cambio de algoritmo a prueba de participación, reemplazando el actual prueba de trabajo. La expectativa que se generará alrededor de esta transición puede llevar al precio hasta u$s6.000 y, después a u$s14.000.

También el Bitcoin se mantiene apoyado en los u$s60.000. El primer intento por quebrar la tendencia y quebrar la resistencia fue rechazado. “Tendremos que seguir pendientes de la evolución del mercado en las próximas horas y/o semanas, ya que hemos visto como las manos fuertes han aprovechado para incorporarse al Bitcoin y al Ethereum en el suelo creado en ambas criptomonedas tras el batacazo de mayo, por lo que podríamos asistir a nuevos récords”, señalan los expertos de IG Markets.

El cierre del martes, por encima del nivel de resistencia de 63.500 dólares, envía buenas sensaciones a los expertos, pero Craig Erlam, analista de Oanda, puntualizó que su comportamiento en este nivel “podría decirnos si estamos viendo un repunte correctivo como parte de un retroceso más profundo en el precio del Bitcoin, o otra carrera hacia los máximos históricos”. “Sea lo que sea, no creo que pase mucho tiempo antes de que veamos esto último, ya que hay mucho bombo en el espacio ahora mismo”, agrega.

“Después de asentarse sobre la marca de los u$s30.000 como nivel psicológico importante, la demanda consiguió eliminar a la oferta realizando un proceso de acumulación de posiciones en dicho soporte, situación que favoreció a la criptomoneda para impulsarse hasta la cota de los u$s52.900 marcado en los primeros días de septiembre”, analizaron por su parte desde IG Markets.

Finalmente, “el Bitcoin tendrá el reto de consolidar ahora la cota de los u$S60.000 y seguirá estando en el ojo de muchos inversores, los cuales intentarán aprovechar la volatilidad de la criptomoneda para buscar rentabilidades en el muy corto plazo, una criptodivisa que ahora mismo pone todas las miradas en los u$s68.000”, subrayan estos expertos.

Fuente: ambito.com