Todavía hay algunos rincones del Sistema Solar que no fueron visitados por una misión espacial. Dos de ellos son las regiones L4 y L5 en la órbita de Júpiter, donde habitan los asteroides troyanos.

Conocer en detalle este grupo de rocas espaciales podría ayudar a comprender cómo se formó el Sistema Solar. Ese es el objetivo de la nave Lucy, lanzada el sábado pasado por la Nasa.

La misión tendrá la particularidad de visitar ocho asteroides durante 12 años. Sin embargo, la nave seguirá dando vueltas en el espacio durante dos millones de años.

El cordobés José Tillard es uno de los técnicos que participaron del proyecto. Pero a diferencia de otros ingenieros, nunca estuvo en sus sueños trabajar en la Nasa. Y asegura que las tareas diarias no se diferencian mucho de lo que se hace en otra empresa, aunque los objetivos sean cósmicos.

La misión

A simple vista, la misión Lucy se destaca solo por sus paneles solares. “Son los más grandes que se hayan hecho para una misión espacial. Cada panel tiene 7,3 metros de diámetro y se van abriendo como un abanico”, explica.

Más allá de este detalle, lo extraordinario de esta misión es el viaje. Tras su lanzamiento el sábado, por tres años la nave girará alrededor de la Tierra y el Sol para tomar impulso rumbo a su primera parada, el asteroide Donaldjohanson, en el cinturón de asteroides en 2025. “Lo vamos a usar para ajustar la misión antes de que llegue a los troyanos” comenta Tillard.

La siguiente escala serán los primeros cuatro asteroides y la luna de uno de ellos. Eso ocurrirá durante 2027 y 2028. Luego volverá a la Tierra y dará varias vueltas más para tomar impulso rumbo a su última parada, otro par de troyanos (2033). Ocho en total, la misma cifra que todos los asteroides que a la fecha han estudiado diferentes misiones por separado.

Fuente: lavoz.com

Deja un comentario