El Ejército de EE.UU. pospuso este jueves la fecha del contrato de 21.880 millones de dólares con Microsoft para el suministro de cascos de realidad aumentada personalizados para sus soldados, reporta Reuters. Según el anuncio, el acuerdo sigue en pie. 

Anteriormente, el inspector general del Pentágono había anunciado que el Departamento de Defensa auditaría en octubre los denominados visores IVAS (siglas en inglés de ‘sistema integrado de aumento visual’) para determinar si los aparatos “cumplen con los requisitos de capacidad y las necesidades de los usuarios [soldados de EE.UU.]”.

Desde el Ejército señalaron que esperan dotar a sus primeras unidades con las gafas de realidad aumentada hacia septiembre de 2022. Previamente, los militares esperaban implementar dicha tecnología en el año fiscal 2021, que finalizó el pasado 30 de septiembre.

Desde que Microsoft ganó en 2019 el contrato, el Ejército estadounidense ha reportado en varias ocasiones problemas técnicos con los dispositivos, incluidos errores de GPS y de imagen y un “rendimiento deficiente del sensor térmico”.

Las gafas IVAS pueden proyectar mapas holográficos al estilo de los videojuegos, imágenes térmicas y nocturnas e información de identificación de objetivos. También pueden mostrar hacia dónde apunta el arma del soldado y monitorear estadísticas vitales como su frecuencia cardíaca.

Fuente: actualidad.rt.com

Deja un comentario