Corea del Norte disparó al mar un misil balístico desde un submarino, informó este martes el ejército surcoreano, en la más reciente de una serie de pruebas armamentistas de Pyongyang en las últimas semanas.

“Nuestro ejército detectó un misil balístico de corto alcance no identificado que se presume es un SLBM disparado por Corea del Norte”, dijo el estado mayor conjunto de Corea del Sur en un comunicado.

SLBM es la sigla en inglés de Misil Balístico Lanzado desde Submarino.

El misil recorrió unos 590 kilómetros a una altitud máxima de unos 60 kilómetros, indicó una fuente informada a AFP.

Corea del Sur y Estados Unidos tenían indicios de que Corea del Norte estaría desarrollando un SLBM, luego de que recientemente hizo un lanzamiento subacuático, aunque analistas creen que lo hizo desde una plataforma sumergida y no desde un submarino.

El Comando del Indo-Pacífico de Estados Unidos exigió a Pyongyang “abstenerse de cualquiera otra acción desestabilizadora”, aunque señaló que el disparo “no plantea una amenaza inmediata para el personal o territorio estadounidenses o los de nuestros aliados”.

La península vive una especie de carrera armamentista, desde que el Sur lanzó en septiembre su primer SLBM y presentó su primer misil crucero supersónico.

El misil fue disparado desde la localidad costera de Sinpo al mar al este de la península, dijo el estado mayor conjunto del Sur en un comunicado previo.

Sinpo es un gran astillero naval y las fotografías satelitales han señalado la presencia de submarinos en el sitio.

Disponer de un SLBM en su arsenal permitiría al régimen desplegar su armamento lejos de la península coreana y lo dotaría de capacidad de réplica desde un submarino en caso de que sus bases terrestres sean destruidas o atacadas.

La presidencia surcoreana convocó una reunión del Consejo Nacional de Seguridad y dijo “lamentar profundamente” la acción, pidiendo a Pyongyang volver al diálogo.

El primer ministro japonés Fumio Kishida aseguró que dos misiles fueron lanzados y calificó los hechos de “muy lamentables”.

El régimen de Kim Jong-un “está desarrollando SLBM porque quiere un disuasivo nuclear más duradero con el que chantajear a sus vecinos y Estados Unidos”, indicó Leif-Eric Easley, profesor en la Universidad Ewha de Seúl.

“El SLBM norcoreano probablemente está lejos de ser desplegado operativamente con una cabeza nuclear pero Kim no puede permitirse políticamente quedar por detrás en una carrera armamentista nuclear”, añadió.

Corea del Norte, que posee armas nucleares, ha probado en las últimas semanas misiles cruceros de largo alcance, una arma lanzada desde un tren y lo que calificó como un misil hipersónico, generando consternación internacional.

También realizó una rara exhibición de armas que incluyó un gigantesco misil balístico internacional, presentado en un desfile militar nocturno el año pasado.

Kim Jong-un, cuyo régimen ha impulsado un avance rápido en su tecnología militar, culpó la semana pasada a Estados Unidos por las tensiones generadas por las pruebas armamentistas, y negó tener intenciones hostiles.

Su país enfrenta sanciones internacionales por sus programas de armas nucleares y balísticas.

El último lanzamiento coincidió con el llamado de un enviado estadounidense para abrir conversaciones con Pyongyang.

“No tenemos ninguna intención hostil hacia RPDC (República Popular Democrática de Corea) y esperamos reunirnos pronto con ellos sin condiciones”, declaró a reporteros.

Pero aclaró que los aliados tienen “una responsabilidad de implementar las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU”, en referencia a las sanciones internacionales.

Por su parte, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, propuso recientemente declarar formalmente el fin de la Guerra de Corea puesto que el conflicto terminó en 1953 con un armisticio, pero no con un tratado de paz.

Según Shin Beom-chul, del Instituto de Investigación de Estrategia Nacional de Corea, Kim quiere afianzar su posición ante una eventual negociación con Estados Unidos.

“Pyongyang quiere demostrar que puede llevar más allá la provocación”, dijo a AFP.

Kim Jong-un se reunió tres veces con el expresidente estadounidense Donald Trump, quien aseguró haber impedido una guerra pero no alcanzó un acuerdo para terminar con el programa nuclear norcoreano.

Ese proceso de conversaciones está estancado desde que un encuentro en Vietnam colapsó por diferencias sobre el levantamiento de sanciones y lo que Pyongyang ofrecería a cambio.

El actual presidente Joe Biden prometió buscar la desnuclearización mediante la diplomacia.

Fuente: ambito.com

Deja un comentario