La escasez de chips presiona sobre los precios de la economía mundial

La escasez de chips comenzará a afectar los precios internacionales. La economía mundial se enfrenta a una problemática donde los fabricantes no dan abasto. Los analistas creen que el problema está lejos de resolverse y que continuará afectando directamente al bolsillo de los consumidores.

La semana pasada, Taiwan Semiconductor Manufacturing, el mayor fabricante de chips en el mundo (alrededor del 50% a nivel global), anunció que aumentará sus precios hasta un 20% lo que repercutirá en el precio de los dispositivos electrónicos a nivel global.

Ford y General Motors volvieron a anunciar otra reducción en la producción por la falta de semiconductores. Toshiba, que suministra componentes para automóviles, electrónica de consumo y máquinas industriales, dice que no podrá cumplir con la demanda de reguladores de energía hasta dentro de un año y, en algunos casos, hasta finales de 2022. Este desalentador pronóstico amenaza las posibilidades de recuperación del golpeado sector de los semiconductores para este año.

Con el objetivo de hacer frente a la escasez de chips, Toshiba anunció que planea invertir unos 545 millones de dólares en un plazo de tres años para impulsar la producción de este tipo de semiconductores. Si bien en lo inmediato no está contemplado, la compañía podría hacer inversiones adicionales para construir una nueva fábrica.

La escasez mundial de chips se hizo evidente en la segunda mitad de 2020 y son varios los factores que la provocaron. Según explica a Rossiskaya Gazeta el analista Evgeni Grankin, la demanda de tecnología informática en todo el mundo ha crecido en los últimos cinco años con el aumento del uso de la inteligencia artificial y la aparición de la minería de criptomonedas. Así, en los dos últimos años la capacidad de su producción se ha visto desbordada.

“Durante la pandemia, la necesidad de electrónica para los servicios en la nube se ha sumado a esta demanda y las ventas de ordenadores simplemente han aumentado. Otros factores como las graves sequías en Asia que provocaron interrupciones en las fábricas de chips, el cambio de Apple de procesadores Intel a procesadores propios y la recuperación del flujo de pedidos de chips de los fabricantes de automóviles también influyeron”, explicó el analista.

Según él, se ha formado un cuello de botella con las empresas que controlan efectivamente el mercado porque el mayor fabricante, la estadounidense Intel, solo produce chips para sus propias necesidades, mientras Samsung, TSMC y varias empresas pequeñas no alcanzan a satisfacer la demanda mundial.

Una de las esferas más afectadas por la escasez de los chips es el sector automovilístico, opina el experto. Los fabricantes han anunciado subidas de precios del 10% para los chips de alta tecnología y del 20% para los menos “avanzados”. Mientras tanto, la cuota de mercado de los semiconductores para la industria del automóvil es solo de un 10% del mercado mundial de semiconductores que genera aún menos beneficios en la proporción.

Según Grankin, la ruptura de las cadenas de suministro de chips prevé que para 2021 pueda hacer que el mercado automovilístico no se recupere en absoluto o lo haga de forma marginal en comparación con el 2020. Es así que las estimaciones de pérdida de ingresos para los fabricantes de automóviles aumentan constantemente y se calculan en 110.000 millones de dólares, mientras que el mercado perderá entre cinco y siete millones de coches.

Los expertos han observado que el auge de la minería de criptomonedas en la primera mitad de 2021, las tarjetas de video de las computadoras y otras esferas involucradas también se encarecieron mucho provocando una subida de sus precios. Es así que la escasez de chips ha afectado directamente al bolsillo de los compradores de coches, ordenadores y videoconsolas.

El analista Alexéi Fomichev cree que el déficit de chips no se resolverá definitivamente hasta mediados o finales de 2022. Además, instó a aprender de la lección que la pandemia dejó en esta esfera: que la excesiva concentración de la producción y la falta de alternativas a los proveedores habituales son peligrosas.

“Tanto las autoridades americanas como las europeas están preocupadas por esta situación y ya han anunciado que tienen la intención de invertir activamente en el desarrollo de su propia producción de chips para reducir su dependencia de los proveedores asiáticos. Se trata de una cuestión especialmente urgente de la agenda económica mundial, dado que la demanda de chips aumentará pronto debido al aumento de la producción de coches eléctricos”, indicó.

Todo esto lleva a los analistas a pronosticar con certeza que la escasez de chips no se solucionará rápidamente, al igual que su impacto en la economía mundial.

Fuente: ambito.com

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)