Japón: el primer ministro Suga rompió la tradición y no pidió perdón por la Segunda Guerra Mundial

A 76 años de su rendición en la Segunda Guerra Mundial, Japón celebró este domingo una ceremonia sombría en la que el primer ministro, Yoshihide Suga, prometió que la tragedia de la guerra nunca se repetirá, pero evitó disculparse por la agresión de su país.

Suga dijo que Japón nunca olvida que la paz que disfruta hoy el país se basa en los sacrificios de quienes murieron en la guerra.

“Nos comprometeremos con nuestro compromiso de no repetir nunca la tragedia de la guerra”, dijo en su primer discurso en el evento desde que se convirtió en primer ministro, informó la agencia de noticias japonesa Kyodo.

Suga no ofreció una disculpa a las víctimas asiáticas de la agresión japonesa en la región en la primera mitad del siglo XX, un precedente establecido por el anterior líder del país, Shinzo Abe, quien fue acusado con frecuencia de tratar de encubrir el brutal pasado de Japón.

A partir de 2013, Abe dejó de reconocer las hostilidades de Japón durante la guerra o de disculparse en sus discursos del 15 de agosto, desechando una tradición de casi 20 años que comenzó con la disculpa del líder socialista Tomiichi Murayama en 1995.

En un discurso centrado principalmente en el ámbito nacional, Suga enumeró los daños infligidos a Japón y su gente, incluidos los ataques atómicos de Estados Unidos a Hiroshima y Nagasaki, el bombardeo de Tokio y otras ciudades y la feroz batalla de Okinawa, y se lamentó por ellos.

El emperador Naruhito, por el contrario, expresó “profundo remordimiento” por las acciones de su país durante la guerra en un discurso cuidadosamente matizado que siguió los pasos de su padre, quien dedicó su carrera de 30 años a enmendar una guerra librada en nombre de Hirohito, el abuelo del actual emperador.

Naruhito agregó que espera que las personas puedan unir sus corazones para superar la dificultad de la pandemia de coronavirus mientras buscan la felicidad y la paz para todos.

En medio de un aumento de infecciones por coronavirus en Tokio, unos 200 participantes, reducidos de unos 6.000 antes de la pandemia, lloraron por los muertos con un minuto de silencio, con tapabocas y sin cantar el himno nacional.

Suga prometió cooperar con la comunidad internacional para abordar los problemas globales bajo el “pacifismo proactivo”, una visión que Abe promovió para permitir que Japón desempeñe un papel militar más importante en los conflictos internacionales.

Antes de asistir a la ceremonia en el salón Budokan de Tokio, Suga depositó flores en un cementerio nacional cercano para soldados desconocidos.

Si bien el primer ministro se mantuvo alejado del controvertido santuario de Yasukuni, donde descansan los restos de criminales de guerra japoneses, envió al lugar una ofrenda religiosa, informaron los medios japoneses.

Las víctimas de las acciones japonesas durante la primera mitad del siglo XX, especialmente las Coreas y China, ven el santuario como un símbolo del militarismo japonés porque honra a los criminales de guerra condenados entre aproximadamente 2,5 millones de muertos en la guerra.

Abe, quien renunció como primer ministro el año pasado, oró este domingo en el santuario, al igual que otros tres miembros del gabinete de Suga, mientras que otros dos ministros visitaron el santuario el viernes.

Estas visitas provocaron críticas de China y Corea del Sur.

En un comunicado, la Cancillería de Corea instó a los funcionarios japoneses a mostrar “un sincero remordimiento a través de la acción” para que los países puedan desarrollar “lazos orientados al futuro”.

Por su parte, la vocera de la Cancillería china Hua Chunying pidió a Japón que tome medidas que “se ganen la confianza” de sus vecinos.

Fuente: ámbito.com

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)