Cannabis: ocho de cada diez personas lo usan con fines recreativos

Según los datos preliminares que arroja la Primer Encuesta Nacional de Personas que Usan Cannabis, el 17,6% de las personas que usan cannabis en Argentina lo hacen principalmente con fines medicinales ya sea para tratamiento de afecciones propias, de un tercero o de una mascota, mientras 82,4% lo usa prioritariamente de manera recreativa.

Realizada por la Revista THC y el Centro de Estudios de la Cultura Cannábica Argentina (Cecca) con el acompañamiento de la Licenciatura de Historia de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), este estudio se realizó a partir de una encuesta online que relevó 64.646 respuestas de todas las provincias del país provenientes de personas de entre 16 y 92 años que usaron cannabis al menos una vez en el último año.

En el caso del 82,4% que lo utilizó de manera recreativa, hay importantes diferencias por provincias: desde el 86,5% en Ciudad de Buenos Aires al 74,3% en Formosa.

“Al agrupar por regiones, vimos que fundamentalmente en la Patagonia, y en las provincias del centro del país es más fuerte el uso recreativo, pero en las dos puntas –Patagonia y Norte- van creciendo los usos medicinales”, dijo el director de la encuesta e investigador de Cecca, Emiliano Flores.

Para este sociólogo, “es muy probable” que la mayor incidencia del uso medicinal en la Patagonia “esté ligado al trabajo de las organizaciones cannábicas o de grupos tipo mamá Cultiva” asociado a “cierta apertura hasta oficial al cannabis medicinal”.

Además explicó que la encuesta realizada entre el 11 de noviembre y 11 de diciembre del año pasado, se planteó con el objetivo de producir un estudio exploratorio y de vocación comprensiva que empiece a subsanar en algo “la falta de datos empíricos”.

“Cuando queríamos abordar de forma comprensiva el fenómeno del cannabis en la Argentina, nos encontrábamos con que los datos son muy pocos, tienen un enfoque epidemiológico que hace hincapié en el daño o el riesgo de tomar contacto con la sustancia y no están actualizados”, señaló.

En ese sentido, puntualizó que “el último estudio de la Sedronar que aborda el cannanbis es de 2017 y todavía no contempla su uso terapéutico, que es un fenómeno que viene creciendo desde 2016” con el fortalecimiento de los activismos y la sanción de la ley de cannabis medicinal.

Asimismo destacó como resultado preliminar la constatación de que “las cuatro categorías que armamos como tipo de uso principal también están presentes en todo el país”, no sólo el uso recreativo, lo que “sorprendió un poco”.

En particular llamó la atención que la utilización con fines medicinales en mascotas se registre “en todas las provincias excepto Tierra del Fuego y La Rioja”, lo que pone en evidencia que “existen redes de veterinarios que vienen trabajando con aceites y este tipo de terapias”.

En tercer lugar, el estudio demostró que la transversalidad del uso del cannabis no es sólo geográfica sino también demográfica. “Obviamente la mayor parte de los usuarios son jóvenes varones de sectores medios, pero también vemos que hay mujeres, adultos mayores, desocupados, jubilados, personas de todos los niveles de ingresos y con todo tipo de cobertura de salud”, detalló el director de la encuesta.

Los resultados finales del trabajo -que incluirán datos sobre formas de acceso, problemas legales, prácticas de cultivo, motivos del uso medicinal y razones que motivaron el acercamiento en los usuarios recreativos, entre otros- se darán a conocer en el marco de la II Expo Cannabis que se realizará entre el 15 y el 17 de octubre en La Rural.

“Creo que teniendo esos datos se puede pensar dónde están los problemas que genera el uso de cannabis porque según estadísticas oficiales el 7,8% de la población en la Argentina usa cannabis, lo que equivale a cerca de 1,5 millones de personas a pesar de una regulación que prohíbe absolutamente todo”, indicó.

Según se comunicó, los objetivos eran conocer cuáles son esos mecanismos sociales de regulación que parece que funcionan bien y que incluyen cuestiones como en qué medida influye estar en familia o con un compañeros de trabajo para usar o no cannabis, que sea fin de semana o entresemana antes o después del trabajo.

Fuente: ambito.com

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)