Takahiro Nakamae: “Japón no otorgó los créditos del FMI a la Argentina como si fueran un negocio”

“Nací en Hiroshima, en una ciudad con una historia que todo el mundo conoce. Cuando era niño la ciudad todavía estaba en reconstrucción. Mucha gente había perdido todo con la bomba, pero soy testigo de lo que es vivir con la convicción de que la vida, mañana, será mejor”. La entrevista con Takahiro Nakamae, embajador de Japón en Argentina, empieza así y, en un instante, los cálculos y la estrategia para obtener una definición sobre política, deuda externa o geopolítica se evaporan. “Iba a la escuela en bicicleta y pedaleaba todos los días una hora, con frío o calor”, recuerda este diplomático de 61 años, de los cuales 5, en dos instancias diferentes, los vivió en Argentina.

En las alturas del edificio-torre de la calle Bouchard, el embajador recibe a Infobae y sabe que se hablará de lo que el “círculo rojo” espera, que es el papel que está jugando su país en las negociaciones que mantiene la Argentina con el Club de París y el Fondo Monetario Internacional. Pero, fiel a su estilo y a su solvencia de diplomático experimentado, escapa con una mezcla de gracia y sobriedad, de las encerronas dialécticas. Se permite, como lo hace en las redes sociales (@embajadorjpnarg), sorprender y complacer a su interlocutor para decir lo que quiere, lo que puede y no más.

Nakamae es consciente de que cualquier definición, en esta instancia, puede apestillar un conflicto o recalentar las ya tensas relaciones entre Argentina y los países más poderosos del mundo que están sentados, en simultáneo, en los mismos sillones: el Club de París y el FMI. Es que, como Sísifo, los argentinos están otra vez lidiando con la piedra de la deuda.

En la entrevista, el embajador presenta el Aleph que traba un acuerdo. Pero no se explaya porque sabe que abundar puede generar equívocos. El lenguaje y sus interpretaciones pueden ser un trampa peligrosa. El lugar donde están todos los lugares de los tironeos por la deuda argentina es la palabra ”comparabilidad”. Apenas reconoce que los países más poderosos del mundo le plantean, bajo este concepto, que la Casa Rosada trate a sus acreedores del mismo modo. A todos los países con los que tiene deuda. China es el elefante en el salón. “Sin nombres propios, por favor”, se dispensa el embajador.

El embajador se emociona cuando habla de sus padres en Hiroshima, de su estadía a los 13 años en Estados Unidos, de los Juegos Olímpicos Tokio 2020/2021 y lamenta que la pandemia obligue al cierre de las tanguerías y el Teatro Colón.

Y trae el elefante a colación, sin riesgos de equivocación: “China está con intención de transformar el status quo y ello con fuerza, de manera unilateral y, muchas veces, sin respetar los derechos internacionales”.

– Argentina está en problemas para cumplir con sus compromisos financieros y solicitando comprensión de los países que integran los organismos multilaterales…

Argentina no es el único país con problemas. Todos los países tienen, incluso Japón tiene muchos problemas, muchos desafíos. Lo importante creo es la mayor confianza entre sí. Que cada uno pueda plantear ‘yo tengo estos problemas, estos y estos, y yo tengo estos, estos problemas’: vamos a juntarnos cómo podemos colaborar para juntos poder trabajar. Para ello lo que haría falta es la mayor comunicación, más fluida.

Siempre insistimos en que en este contexto lo importante es que nosotros, todos, vivimos, jugamos, participamos en las actividades globales bajo ciertas reglas. La importancia de los valores fundamentales que todos compartimos, como democracia, como derechos humanos o libertad, libertad de prensa, libertad de expresión. Y también la importancia de manejar las relaciones internacionales bajo el principio de imperio de la ley. Este orden libre, este orden mundial libre y abierto es algo que nosotros pensamos que es muy importante en el proceso de reconstrucción post pandemia y Argentina también con sus propios desafíos es una parte del esfuerzo conjunto.

– ¿Cuál es la posición que tiene Japón en las negociaciones de Argentina ante el Club de París y el Fondo Monetario?

Cuando se trata de discusiones en el Fondo Monetario o el Club de París, el gobierno de Japón, como acreedor, no otorgamos créditos a la Argentina u otros países como negocios, como motivos lucrativos. Fue como parte de cooperación y para financiar proyectos de desarrollo del país. Ese era el costo necesario para inversiones para el desarrollo de Argentina y nosotros cooperamos para financiarlo. Nosotros cooperamos, seguramente con condiciones más favorables a los deudores que un crédito de un banco comercial. Japón, o nosotros, quisiéramos mantener nuestra relación en apoyo al desarrollo de Argentina y, para ello, creo que es necesario un intercambio para el bien de construir una confianza duradera. Comprendemos que la situación es muy difícil ahora, la condición con esta pandemia. La crisis económica que hay en todo el mundo, pero lo que necesitamos es una disposición de construir las relaciones duraderas sobre la confianza, para el bien de un crecimiento económico sustentable de un país como Argentina.

Con el Fondo Monetario, en este sentido, esperamos que Argentina llegue a un acuerdo para que este acuerdo sirva para la recuperación y el desarrollo para el futuro de este país.

Fuente: infobae

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)