Retroceden las expectativas de devaluación; dólar futuro se acerca a Presupuesto de Guzmán

Al compás del fortalecimiento del poder de fuego del Banco Central y de la continuidad de la política de ancla cambiaria para intentar contener la inflación, el mercado ajusta a la baja sus expectativas de devaluación. Tras un mayo de fuerte caída, los precios pactados en los contratos de dólar futuro de Matba-Rofex estiraron durante los primeros días de junio su tendencia bajista en un contexto de menor búsqueda de cobertura por parte de los inversores. El contrato a diciembre cayó 17% en lo que va del año y ayer cerró a $114,90. Así, recortó considerablemente la distancia con el llamado “dólar Guzmán”, la meta de $102,40 que fijó el ministro de Economía en el Presupuesto para el tipo de cambio oficial de fin de año.

Los analistas esperan que el acercamiento continúe hasta que el contrato se ubique en torno a $110, en línea con el último Relevamiento de Expectativas del Mercado del BCRA, aunque descartan una convergencia total ya que persisten las dudas sobre si el Central sostendrá el actual ritmo de depreciación pasadas las elecciones legislativas de noviembre. En el Gabinete económico, en tanto, no descartan eventuales presiones cambiarias pero confían en el poder de fuego acumulado durante los últimos meses.

Ocurre que en el último tiempo la entidad que preside Miguel Pesce robusteció sus espaldas. Por un lado, recuperó considerablemente el nivel de divisas en sus arcas gracias a las liquidaciones récord de exportaciones que generó el boom de precios de los commodities y a la menor demanda de dólares que impuso el cepo y la reestructuración de la deuda pública y privada. En lo que va del año, el Central compró casi u$s6.000 millones en la plaza mayorista, 60% de los cuales fueron a engrosar las reservas netas. Según números de LCG estas crecieron en u$s3.600 millones desde diciembre y ya se ubican en u$s9.000 millones. Otras estimaciones privadas, como la de GERES, las ubican cerca de los u$s8.000 millones.

Este nivel le permite apuntalar la política de ancla cambiaria en el mercado oficial como herramienta para ayudar a contener la inflación, incluso una vez que termine la temporada alta de liquidaciones en agosto/septiembre. De forma escalonada, el BCRA redujo el ritmo de suba del tipo de cambio mayorista desde el 3,7% de enero al 1,25% en mayo. Para esta estrategia, también juega a favor la apreciación del real brasileño, que acumula 12% desde marzo, ya que minimiza el impacto del atraso del ritmo de devaluación local respecto del IPC en el tipo de cambio multilateral (un indicador de la competitividad de la economía).

Asimismo, la mejora en las reservas netas, junto con los más de u$s4.800 millones en bonos del canje local que tiene el Central, incrementa su capacidad de intervención sobre los dólares financieros. Es que, en caso de un recalentamiento de la dolarización vía contado con liquidación (CCL) en los próximos meses, podría acrecentar sus ventas de títulos contra pesos y la recompra con dólares propios para intentar sostener la brecha cambiaria en torno al actual 75%.

Por otro lado, gracias a la mejora en las expectativas, el BCRA también pudo sumar capacidad de intervención en la plaza de futuros, un mercado que se negocia en pesos y al que los inversores van en busca de cobertura contra eventuales devaluaciones. Como adelantó Ámbito, la entidad cerró mayo con una posición neutra en futuros de dólar. Esto quiere decir que recompró todos los contratos que tenía vendidos a fines de abril por u$s590,3 millones. Durante la corrida de octubre llegó a vender contratos por u$s5.683 millones, en una pulseada por marcar un sendero de tasas de depreciación que, al resultar victorioso, le significó ganancias por $23.500 millones en 2020. Con todo, los precios negociados en Matba-Rofex continuaron en baja: durante los primeros días de junio, el contrato de dólar futuro a fin de mes cedió 0,5%; a diciembre cayó 2% y a marzo de 2022, 2,6%. Movimientos en línea con la menor búsqueda de cobertura del mercado, reflejada en retiros por $9.000 millones de los fondos comunes de inversión dólar linked durante mayo.

Esto no quiere decir que el panorama cambiario, sobre todo en los dólares financieros, vaya a estar libre de tensiones durante la siempre volátil previa electoral, que coincidirá con los meses de menos ingresos de divisas del agro. En el Gobierno lo saben. “Presiones puede haber, pero tenemos muchos más instrumentos: más reservas y espalda en futuros, la base monetaria está más acotada en términos reales y es probable que el crecimiento implique algo más de demanda de pesos”, le dijo una fuente del equipo económico a este diario.

Los analistas coinciden en que el BCRA podrá sostener un ritmo de depreciación acotado hasta las elecciones, aunque las dudas se abren para el día después, cuando se habrá acumulado una considerable distancia entre la inflación acumulada y el deslizamiento cambiario. Así, esperan que las expectativas del mercado sigan en baja pero descartan una convergencia total con la meta oficial para el dólar de fin de año.

Lorena Giorgio, economista jefe de la flamante consultora Equilibra de Diego Bossio y Martín Rapetti, señaló: “La meta de $102,40 luce optimista a la luz de los datos que tenemos a hoy. Para llegar a eso, el crawling peg debería ser aún más bajo que el ritmo actual, que ya implica bastante apreciación real. Esperamos una suba del 1,5% mensual hasta noviembre y, pasadas las elecciones, una aceleración al 4/5% en diciembre. El contrato a diciembre a $115 de los futuros actuales parece alto, aunque refleja las dudas sobre el escenario poselectoral. Pienso que se va a ir acercando mucho más a la meta oficial y podría converger hasta la zona de $110, en un mercado en el que el BCRA podría salir a vender con fuerza si se dispararan las expectativas de devaluación porque tiene margen”.

Nicolás Rivas, trader de BAVSA, coincidió en “las bajas en futuros de dólar pueden continuar a medida que el BCRA siga deslizando el tipo de cambio a un ritmo de 1,2% mensual” y también descartó una convergencia total entre los futuros y el dólar Guzmán: “Dudo que se mantenga la pauta de tipo de cambio oficial cuando ya se cambió la pauta de inflación”.

Fuente: ambito.com

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)