Blanqueo e impulso a las reservas: el Gobierno espera repatriar u$s2.000 millones

El blanqueo de capitales para fomentar la actividad de la construcción tendrá un par de fechas bisagra la próxima semana. El lunes se abrirá el registro de los proyectos inmobiliarios a los que se podrá aplicar el dinero exteriorizado y el miércoles cerrará la segunda de las tres etapas previstas para ingresar los fondos no declarados. El último tramo vencerá el 9 de julio, aunque el Congreso discutirá una prórroga por 90 días. En el Gobierno tienen expectativas favorables sobre el resultado de este régimen de fomento. Fuentes de Economía le dijeron a Ámbito que ya se vio un ingreso importante de divisas y recalcaron que apuntan a repatriar unos u$s2.000 millones, lo que equivale al 1% de los activos que hay fuera del país en condiciones informales. En la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), son más optimistas y esperan que entren hasta u$s5.000 millones, aunque consideran clave la extensión de plazos.

El blanqueo, que dará beneficios impositivos a quienes decidan reingresar al sistema activos que anteriormente habían fugado, fue aprobado en febrero por el Congreso. De acuerdo con la ley, a quienes se inscriban se les cobrará un único impuesto, con alícuota creciente en el tiempo, y se les otorgará un “bloqueo fiscal” respecto de los tributos que les deberían corresponder por esos fondos. La medida fijó tres tramos para el ingreso de los capitales: el primero, hasta el 9 de mayo, disponía el pago de una alícuota del 5%; el segundo, hasta el 9 de junio, del 10%; y el tercero, hasta el 9 de julio, del 20%.

En el Gobierno se muestran conformes con la marcha del blanqueo y esperan que se acelere de cara a los próximos cierres. Destacan que en mayo, pese al poco tiempo que hubo entre la reglamentación (27 de abril) y el vencimiento del primer tramo, los bancos ya registraron depósitos importantes provenientes de activos no declarados, aunque evitaron precisar el número. El grueso correspondió a ingresos en dólares. Fuentes de Economía destacaron que esto contribuyó “de forma significativa” a la recuperación de u$s1.611 millones que tuvieron las reservas internacionales durante el mes pasado, cuyo principal motor fueron las compras récord del Banco Central de las divisas liquidadas por los exportadores.

En contraste con el blanqueo generalizado que realizó el Gobierno de Cambiemos, por el que se declararon más de u$s100.000 millones, los funcionarios recalcan que en esta oportunidad el objetivo es otro. “En 2016 los fondos se exteriorizaron pero no ingresaron al país. Nosotros tenemos una ambición más pequeña pero queremos que entren, que refuercen las reservas. Por eso, a diferencia de otros sinceramientos, el primer requisito para participar es depositar el dinero en una cuenta bancaria. Y lo orientamos a la construcción porque es una actividad con muchos encadenamientos productivos y muy intensiva en mano de obra. Buscamos que sea un instrumento reactivador”, afirmaron.

Los fondos ingresados podrán permanecer hasta el 31 de diciembre de 2022 en las cuentas bancarias. Hasta ese momento tendrán tiempo de utilizarlos para las inversiones en proyectos de construcción nuevos o que hasta el 12 de marzo tuvieran un avance de hasta el 50%. Como el grueso del dinero blanqueado está en dólares, las fuentes señalan que la posterior pesificación para volcarlo a ladrillo seguramente se hará a través de las cotizaciones financieras y que eso podría sumar algo de oferta que ayude a contener la brecha. Y si bien reconocen que para quienes tengan pesos no declarados es más conveniente ingresar en divisas y que podrían demandar dólar blue, aseguran que la proporción es muy baja y que no tiene un impacto extendido. En otros despachos oficiales sí le habían asignado cierto peso en la suba del blue de fines de abril.

Este lunes el secretario de Política Tributaria, Roberto Arias, mantuvo una reunión virtual con el presidente de Camarco, Iván Szczech, y otros integrantes de la cámara para conversar sobre cuestiones operativas. “Creemos que es un esquema muy interesante que puede servir para canalizar activos que están ociosos en una actividad con despliegue federal que está creciendo incluso en el marco de la pandemia”, señaló Arias.

En el encuentro, Szczech reiteró el pedido para que se extiendan los vencimientos pautados para la exteriorización de capitales para incrementar el volumen de ingresos. Lo cierto es que el reclamo empresarial ya tuvo acogida parlamentaria. Días atrás, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el jefe del bloque de PRO, Cristian Ritondo, presentaron un proyecto para prorrogar por 90 días el cierre de todos los plazos. Pese a que En el Gobierno no ven mal la iniciativa, aunque aclaran que para que sea efectiva ambas cámaras deberían aprobarla antes del 9 de julio, cuando caduca el último tramo vigente.

El Régimen de Incentivo a la Construcción estableció, además, otros beneficios para quienes inviertan a través de fondos sí declarados: una exención del impuesto a los Bienes Personales de las inversiones destinadas a la construcción de inmuebles nuevos durante dos años; crédito fiscal para computar contra ese mismo tributo por el 1% de las inversiones realizadas en construcción; y adecuación del momento del pago de Ganancias y/o el impuesto a la Transferencia de Inmuebles al momento de percibir los ingresos por la inversión.

Fuente: ambito.com

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)