Johnson en la cuerda floja: lo investigan por corrupción

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, negó el miércoles que hubiera infringido normas al renovar su departamento oficial de Downing Street, después de que la comisión electoral iniciara una investigación sobre la supuesta financiación irregular de las obras.

“Fui yo quien cubrió los gastos y puedo decirles que cumplí plenamente con el código de conducta ministerial”, afirmó Johnson ante los parlamentarios en la sesión semanal de preguntas al primer ministro en la Cámara de los Comunes.

No obstante, para la comisión electoral “hay motivos razonables para sospechar que pueden haberse cometido una o más infracciones”. “Por lo tanto, procederemos con una investigación formal para determinar si es así”, afirmó el organismo tras evaluar la información que le fue proporcionada desde el mes pasado por el Partido Conservador de Boris Johnson.

De acuerdo a las informaciones, el primer ministro conservador recibió un préstamo de 58.000 libras de un donante conservador para ayudar a pagar la factura de las redecoraciones de la residencia oficial, algo que los propios ministros del gobierno no negaron.

Un vocero del ejecutivo británico aseguró el martes que los costos de la renovación del departamento oficial habían sido pagados por el propio premier, sin precisar si el dirigente había recibido o no un préstamo que luego había devuelto.

Boris Johnson fue acusado por su controvertido exasesor y cerebro de la campaña a favor del Brexit en 2016, Dominic Cummings, de varias irregularidades en un extenso artículo en su blog el pasado viernes.

A pocos días de las elecciones municipales y regionales del 6 de mayo, estos ataques son especialmente inoportunos para Johnson, que ya se ha visto implicado en un escándalo de cabildeo que afecta a miembros de su gobierno.

También se acusa al primer ministro de haber pronunciado una frase chocante para oponerse en octubre a un nuevo confinamiento contra el coronavirus.

El periódico Daily Mail afirmó el lunes que durante una reunión Boris Johnson dijo: “No más cierres de mierda, dejemos que los cuerpos se apilen por miles”.

A pesar del desmentido de Downing Street, varios medios de comunicación se hicieron eco de la noticia, afirmando tener confirmación de fuentes anónimas.

Fuente: ambito.com

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)