El Banco Central compró unos u$s1.500 millones en marzo, diez veces más que igual mes de 2020

El Banco Central (BCRA) compró unos u$s1.500 millones en marzo, más de diez veces que el acumulado en marzo de 2020 cuando había adquirido apenas u$s135 millones. Se trato del saldo positivo más elevado desde noviembre de 2019.
 
De esta manera, desde diciembre del año pasado la autoridad monetaria acumula compras netas de dólares en el mercado de cambios por cerca de u$s2.900 millones: en diciembre fueron u$s608 millones, en enero u$s157 millones, en febrero u$s633 millones y en marzo cerca de u$s1.500 millones.

Aun así las reservas internacionales, que cerraron el mes en u$s39.597 millones, sólo se incrementaron en u$s945 millones desde diciembre, según los últimos datos del BCRA.

Esto se debe a distintas cuestiones: pagos por u$s777 millones a organismos internacionales, fluctuaciones en el oro y el yuan, dos de los activos que posee el Banco Central, e intervenciones en el mercado bursátil para estabilizar la brecha entre la cotización del dólar mayorista y los paralelos (MEP y CCL).

Hace varios meses el Banco Central adoptó una estrategia que consiste en vender sus bonos en dólares que se utilizan para operar con los dólares financieros (el AL30 es el más utilizado). De esta manera aumenta la oferta, presiona el precio de las cotizaciones paralelas a la baja y además absorbe pesos del mercado.

Sin embargo, para mantener la paridad y el stock de los títulos soberanos, la autoridad monetaria luego recompra esos bonos con reservas.

Este mecanismo generó que la brecha se mantuviera en marzo por debajo del 60%, menos de la mitad del récord que alcanzó en octubre último, cuando había superado el 130%. Pero a la vez explicó que solo alrededor de un 30% de las compras del BCRA se trasladara a reservas.

La mayoría de los analistas sostiene que si no hubieran intervenido en el segmento bursátil hoy la brecha sería más elevada y desincentivaría el ingreso de divisas por parte de sectores exportadores. Pero a la vez advierten que no es una estrategia que se pueda sostener para siempre.

Actualmente hay cierta tensión entre usar los dólares que el Central esta adquiriendo para seguir interviniendo en la brecha, usar esos recursos para permitir el pago de importaciones o simplemente acumular reservas para incrementar el margen de acción de la entidad que conduce Miguel Pesce, fundamentalmente prestando atención a lo que pueda ocurrir a partir de junio cuando finalice la cosecha de soja y maíz.

Fuente: ambito.com

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)