Club de París no postergará pago sin acuerdo con el FMI y el Gobierno busca alternativas para evitar el default

Sin estridencias, fiel al estilo del ministro Martín Guzmán, el resultado de la gira encabezada por el titular del Ministerio de Economía en territorio europeo dejó satisfechos a varios funcionarios del Gobierno. El objetivo principal de la peregrinación al Viejo Continente fue sumar apoyo político en la negociación con el Fondo Monetario Internacional, uno de los tableros geopolíticos clave de las finanzas internacionales. La administración nacional apuesta a conseguir un acuerdo, pero sabe que para obtener mejores condiciones debe contar con el respaldo de la mayor cantidad de países además de Estados Unidos. Pero un deadline más cercano pone algunas tensiones extras en la negociación: el vencimiento de u$s 2.400 millones con el Club de París, que la Argentina debería cancelar el próximo 31 de mayo.
 
El desfiladero con los acreedores europeos es finito y ofrece un dilema complejo. “Si fuésemos forzados a pagar el 31 de mayo nos encontraríamos en un estrés sobre nuestras posiciones de reserva, pero una declaración de default también podría ser negativo”, graficó en diálogo con Ámbito una persona con conocimiento de los planteos llevados por la Argentina a Europa.

La convicción oficial es que, de verse obligado a realizar el pago, el país restaría ese monto de las reservas, que recién el miércoles de esta semana superaron el umbral de los u$s40.000 millones gracias a la buena liquidación de divisas impulsada por el precio internacional de los commodities. Sin embargo, a pesar de que el Banco Central logró recomprar todos los dólares que vendió durante 2020, una erogación de esa magnitud dejaría al país en una situación endeble.

La alternativa contraria no está exenta de riesgos: si el país decide no pagar podría ser declarado en cesación de pagos, una calificación que si bien en lo concreto no tendría efectos en el acceso al financiamiento internacional (porque el país está virtualmente fuera de los mercados debido a los altos niveles de riesgo país), sí podría generar un impacto negativo en las perspectivas y expectativas económicas.

¿Por qué Guzmán y su equipo no cerraron en este viaje un acuerdo con las autoridades europeas? En principio, aseguran fuentes oficiales, porque para poder realizar una negociación con el Club de París antes debe estar cerrado el acuerdo con el FMI. “Para ellos es importantísimo y necesitan el acuerdo con el Fondo antes de cerrar un acuerdo que reestructure la deuda”, aseguran desde un despacho oficial. “Tiene que haber un sendero que pase por arriba de estas restricciones”, confían.

Según pudo saber Ámbito, el entendimiento con los funcionarios europeos tuvo al menos cuatro puntos relevantes: que Argentina debe mejorar su capacidad de pago; construir consenso social alrededor del acuerdo al que se arribe con el Fondo; que se consolide la recuperación y el crecimiento de la economía; y, por último, la importancia del plan de vacunación para poder mitigar los impactos de la pandemia. “Necesitamos una solución creativa que tome en cuenta las necesidades y restricciones. Lo positivo es que hay una visión parecida y los incentivos están alineados”, remarcaron desde el Gobierno.

A pesar de las coincidencias, todavía no está claro un cronograma de trabajo ni las propuestas concretas que darán forma a un entendimiento entre los europeos y la Argentina. La prioridad es, entonces, el FMI.

Si bien desde el gobierno no admiten abiertamente que antes del 31 de mayo no se conseguirá un acuerdo con el Fondo, conseguir un entendimiento es imposible teniendo en cuenta que restan solo 45 días y que Guzmán ya dijo que primero se necesitaría el aval del Congreso. “No parece posible”, dicen en el Gobierno. Y explican: “Por los tiempos y por la necesidad de discutir en el Congreso, para tener un debate abierto, y al que vamos para tener una discusión como la que debe tener la Argentina. Es un acuerdo que va a determinar el futuro por varios años. No lo vamos a apurar”, insisten.

En su periplo europeo, Guzmán visitó al papa Francisco.

Entre el domingo pasado y hoy, el ministro Martín Guzmán y su equipo se reunieron con funcionarios alemanes, italianos, españoles y franceses. Además, Guzmán se entrevistó a solas con el Papa Francisco y también sumó a las reuniones oficiales a empresarios y académicos en cada una de las ciudades que visitó.

La última posta será Moscú. Allí, estiman en el Ministerio de Economía, llegará el próximo lunes. Según contaron desde el entorno del ministro, estará acompañado por la clave asesora presidencial Cecilia Nicolini, y juntos “avanzarán en la profundización de la relación de cooperación estratégica con Rusia”. El ministro tendrá reuniones con su par de Finanzas ruso, Anton Siluanov. Además del FMI, en el temario también estará la posibilidad de que se profundicen las colaboraciones entre los países para la producción de la vacuna Sputnik V en la Argentina.

Fuente: ambito.com

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)