Argentina y México proponen crear un fondo común con el dinero que no usen los países de la ampliación de capital del FMI

En el marco de la reunión de ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales del G20, la Argentina y México propusieron crear un fondo común con el dinero que no utilicen los países ricos provenientes de la ampliación de capital del FMI, para ser destinado a las naciones de ingresos medios que lo necesiten para incrementar su liquidez o para intercambios bilaterales.

Recientemente el directorio del organismo decidió avanzar en la ampliación de capital de los países miembros mediante los Derechos Especiales de Giro (DEG) por un total de u$s650.000 millones, los que se reparten de acuerdo a la cuota de participación de cada país. En el caso de la Argentina, tiene 0,67% y por ejemplo Alemania tiene cerca de 6%. “O sea que de esos 650.000 millones, reciben más los que menos lo necesitan”, explicaron fuentes oficiales a Ámbito.

En definitiva a la Argentina le corresponden u$s4.355,5 millones de dólares que servirán para engrosar las reservas del Banco Central.

Guzmán expuso en la segunda reunión virtual de ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales del G20 bajo la presidencia italiana, y junto a su par mexicano, Arturo Herrera, firmaron la declaración conjunta que busca coordinar medidas para impulsar que “haya mayor liquidez en los países de ingresos medios mediante la redistribución del los degs que los otros países miembros no necesitan”, agregaron las mismas fuentes.

A través de Twitter, Guzmán indicó que “las acciones globales para una recuperación equitativa y sostenible no deben olvidar a los países de ingresos medios, que enfrentan enormes desafíos para lidiar con la pandemia y no cuentan con los instrumentos de los países avanzados”.

En la declaración conjunta, ambos países coincidieron en que “es imperativo evaluar el impacto de la pandemia, así como el alcance y la extensión de los nuevos mecanismos de apoyo, que actualmente están siendo discutidos, para promover la recuperación económica tanto en los Países de Renta Baja como de los de Renta Media (PRM)”.

“El crecimiento global de los niveles de endeudamiento en prácticamente todos los países es una consecuencia directa de la pandemia, tanto por el aumento de gasto público para proveer estímulos económicos, como por el incremento del gasto en sanidad, así como consecuencia de la disminución sustancial de los ingresos”, analizaron.

Al respecto indicaron que “para algunos países, con tasas de interés históricamente bajas -o incluso negativas-, la situación no ha sido especialmente desafiante. Por otro lado, los más pobres obtuvieron el apoyo de la comunidad internacional, a través de la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda y, recientemente, a través de una nueva asignación de DEG”.

En esa línea advirtieron que “entre estos dos extremos se encuentran olvidados los Países de Renta Media, cuyos desafíos no representan un problema menor, dado que representan el 75% de la población mundial y el 62% de los pobres del mundo”.

En ese sentido enfatizaron que hay que considerar nuevos mecanismos a través de los cuales los nuevos DEGs, proporcionalmente asignados, puedan beneficiar a los PRM y “analizar, sin descartar mecanismos bilaterales o de otro tipo para hacer uso de la próxima asignación de DEGs, la posibilidad de crear un fondo específico en el seno de las Instituciones Financieras Internacionales, que favorezca una reestructuración más ordenada de la deuda de los PRMs en dificultades o la mejora de sus condiciones de financiación”.

“El Ministerio de Economía de Argentina y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México continuarán trabajando durante las Reuniones de Primavera del Grupo Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, para generar un consenso más amplio y seguir sumando acciones que nos permitan avanzar en una recuperación rápida, inclusiva y sostenible”, concluyeron.

Fuente: ambito.com

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)