Las formas de hojas fosilizadas evidenciaron la existencia de bosques en la Antártida hace 58 millones de años

Según un informe difundido ayer, las formas de hojas fosilizadas recolectadas en la isla Seymour, al este de la Península Antártica, aportaron evidencia de la existencia de bosques extensos en esas latitudes durante el Paleoceno, hace aproximadamente 58 millones de años.

Estas impresiones, conservadas en areniscas y limolitas de grano fino, son la flora de la Península Antártica mejor conservada del Paleoceno, según Anne-Marie P. Tosolini, de la Universidad de Leeds, y líder del equipo responsable del hallazgo, que presentó resultados en Review of Palaeobotany and Palynology.

Muestran una diversidad significativa de su arquitectura en cuanto a forma, tamaño, patrones de las venas de las hojas, a pesar de crecer en la región polar, donde se experimentan ángulos de luz bajos durante el invierno, informó la agencia DPA.

Los fósiles registran una diversidad floral mucho mayor de la que se conocía anteriormente en los bosques del Paleoceno antártico, en contraste con los registros de madera fósil anteriores, y representan un templado fresco a cálido con bosques mixtos de coníferas y bosques de hoja perenne y caducifolios.

Aunque no existen especies modernas comparables que ayuden a comprender la ecología de estos bosques antárticos, lo más cercano que puede encontrarse hoy son los bosques patagónicos de América del Sur.

Estos bosques “valdivianos” modernos se caracterizan por la “Haya del Sur” (Nothofagus) y otras hojas con bordes con márgenes dentales como Cunoniaceae, que incluye la madera de cuero de Tasmania, y Proteaceae (Árbol Lomatia), por lo que la diversidad de hojas marginadas o de bordes lisos en los bosques del Paleoceno resultó inesperada.

Curiosamente, los bosques fósiles del Paleoceno en el lado este de la Península Antártica son marcadamente diferentes a los que se encuentran en el lado oeste.

Los hallazgos aportaron información sobre la diversidad y la ecología de los bosques antiguos que crecieron en la Antártida, y las influencias climáticas y locales cuando la Tierra experimentó temperaturas más cálidas antes de que el planeta se enfriara y crecieran los casquetes polares, dijeron los autores del estudio.

Muchos grupos de plantas que se consideran exclusivos de Australia, por ejemplo, se produjeron en América del Sur como el eucalipto.

Las hojas fósiles registran una diversidad floral mucho mayor de la que se conocía anteriormente en los bosques del Paleoceno antártico

Los restos florales de Gondwana, como los árboles en flor de haya del sur (Nothofagus), las coníferas grandes de tipo kauri- y bunya (Araucariaceae) y los pinos ciruelos (Podocarpaceae), son solo algunos de los grupos que se encuentran en los bosques templados fríos y cálidos que crecen en Tasmania, Victoria, en el sudeste de Australia, en Nueva Zelanda y en la Patagonia latinoamericana.

En junio del año pasado, también en el continente blanco, científicos chilenos confirmaron el hallazgo del fósil de un huevo gigante de 66 millones de años, perteneciente a un reptil marino que vagó por esas extensiones junto con los dinosaurios.

El inusual ejemplar de lados blandos, aproximadamente del tamaño y la forma de una pelota de básquetbol desinflada, es el segundo huevo más grande jamás descubierto, detrás del ahora extinto “pájaro elefante” que habitó Madagascar hasta el siglo XVIII.

Una expedición conjunta de científicos de la Universidad de Chile y el Museo de Historia Natural lo encontró en la Isla Seymour de la Antártida en 2011. Fueron más de ocho años de investigación. Inicialmente desconcertados, los investigadores lo apodaron “The Thing” (la cosa), por la película de John Carpenter de 1982.

Casi una década después, los científicos de las dos instituciones y la Universidad de Texas en Austin determinaron que el huevo de unos 29 centímetros probablemente pertenecía a un grupo de reptiles marinos conocidos como mosasaurios, grandes depredadores emparentados con lagartos de lengua bífida como los dragones de Komodo y serpientes.

Los científicos creen que el espécimen vivió hace 66 millones de años, cerca del final del período Cretácico, justo antes de la extinción masiva que terminó con la era de los dinosaurios.

Fuente: infobae

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)