Protestas en Holanda contra el toque de queda decretado para frenar el avance del coronavirus

Varias ciudades de Holanda registraron enfrentamientos y saqueos al margen de las manifestaciones contra el toque de queda en vigor desde el sábado decretado para frenar el avance del coronavirus, según medios de comunicación y autoridades locales.

Hubo incidentes en Ámsterdam, Eindhoven, La Haya, Breda, Arnhem, Tilbourg, Enschede, Appeldoorn, Venlo y Ruremond.

Las autoridades desplegaron al menos un cañón de agua y perros policías en la Museumplein, una plaza del centro de Ámsterdam, donde se encontraban cientos de manifestantes, según la televisión NOS.

Al menos 100 personas fueron detenidas, aseguró el domingo en un comunicado la alcaldía de Ámsterdam, que calcula que se congregaron unos 1.500 manifestantes en la ciudad.

Varias ciudades neerlandesas, incluidas La Haya y Ámsterdam, fueron la noche de este domingo escenario de fuertes disturbios y batallas campales entre la Policía y los participantes en diferentes protestas contra la aplicación del toque de queda, en vigor por segundo día consecutivo

Según la televisión local, AT5, se acordonó y se reforzó la seguridad en los alrededores de la residencia oficial de la alcaldesa de Ámsterdam, Femke Halsema.

En la Haya, en el barrio de Schilderswijk, se registraron varios incendios y un agente de la policía fue filmado cuando huía ante un grupo de manifestantes, según NOS.

En Eindhoven (sur), donde se congregaron varios cientos de personas, las fuerzas del orden usaron gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes, informa la televisión regional Omroep Brabant.

Según los medios locales, se prendió fuego a varios vehículos y comercios de la estación central de Eindhoven fueron saqueados.

“Se detuvo a al menos 30 personas”, declaró el domingo a la AFP la policía local, y afirmó que no dispone todavía de un balance de posibles heridos.

Protestas en Ámsterdam.

“Pienso que si seguimos por este camino, nos dirigimos hacia una guerra civil”, declaró el domingo el alcalde de Eindhoven, John Jorritsma, sugiriendo la necesidad de una intervención del ejército.

Un centro de detección del covid-19 fue incendiado en la localidad de Urk (norte), un hecho “que sobrepasa todos los límites”, según el ministro de Sanidad, Hugo de Jonge.

Holanda inició el sábado su primer toque de queda (21H00-04H30) desde la Segunda Guerra Mundial, en el marco de la lucha contra la pandemia del covid-19. Los infractores se exponen a una multa de 95 euros (115 dólares).

Además de suscitar la oposición de algunos diputados, entre ellos el líder de la extrema derecha Geert Wilders, el toque de queda ha generado la ira de una parte de la población.

Fuente: infobae

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)