Formosa, la provincia que está en el ojo de la tormenta y depende de la Nación para vivir

El 94,3% de los recursos totales de la Provincia de Formosa llegan desde la Nación, lo que la la lleva al tope del ranking nacional. Ese porcentaje incluye las transferencias por coparticipación y las discrecionales. Un dato para ponerle números concretos: en el primer semestre de 2020, último registro disponible, Formosa tuvo ingresos totales por $ 60.988,6 millones, de los cuales $ 3.424,2 millones fueron propios.

En el mismo lapso, provincias vecinas con muchos más habitantes, tuvieron ingresos totales por poco más de $ 37.000 millones, como es el caso de Corrientes y Misiones, pero con recaudación propia más alta, según un trabajo del IERAL de la Fundación Mediterránea.

“Formosa es una provincia donde la economía depende del gobierno”,explicó Gerardo Alonso, responsable del IERAL en el NEA. Las cifras sobre la ocupación de las personas parecen darle la razón. Según una elaboración con datos de la EPH del INDEC el empleo de los formoseños se distribuye de la siguiente manera:

# 10% Empleo público.

# 8% Empleo privado registrado.

# 10% Empleo privado no registrado.

# 1% Empleador

# 5% Cuenta propia

# 66% Inactivo, que incluye un 10% de desocupación abierta.

Esto convierte a la provincia, en “la jurisdicción con mayor porcentaje de personas en edad de trabajar inactivas”, dijo Alonso. Y quizás esta característica, que señala una economía poco integrada e improductiva, sea una de las claves de la hegemonía política de Gildo Insfrán.

El asistencialismo extremo puede ser, en términos económicos, mucho más eficiente y disciplinador que un empleo formal, donde puede haber sorpresas desagradables. Un dato sobre este comentario: Formosa recibió 164.052 IFE’s, lo que significa, proporcionalmente a la población, más beneficios de los que recibieron provincias como Tucumán, Salta, Chaco, Corrientes, Misiones, Jujuy, La Rioja y varias más.   

En términos productivos, se trata de una provincia con un sector industrial casi inexistente y dónde los escasos 25.000 empleados privados registrados, se distribuyen en actividades agrícolas (algo de soja, maíz y ganadería), construcción y servicios.

“En la mayoría de los casos, excepto en el sector primario, el resto de las actividades dependen del gobierno. Hay obra pública que paga el gobierno y los bancos y comercios trabajan con los sueldos y planes sociales que paga el Ejecutivo provincial”, dijo Alonso.

Otro número significativo: Formosa recibió 7.660 beneficios ATP, el 30,3% de los asalariados del sector privado. Mucho menos que otras provincias. Y respecto de los créditos a tasa 0%, otro beneficio de la Nación por la pandemia, la provincia obtuvo 1.868 por un total de 213 millones de pesos, el 0,5% del total otorgado. Un tercer dato: las exportaciones de la provincia, basadas en el sector primario, no llegan a los US$100 millones, según cifras preliminares.  

Una lectura posible de estos datos estaría indicando una jurisdicción con escaso desarrollo económico y amplio asistencialismo. El sector privado, por su parte, se beneficiaría de los contratos públicos, claves en la construcción, por caso, y el comercio en la escasa presión tributaria. Una cifra: la recaudación de Ingresos Brutos creció el año pasado un 16%, muy por debajo de la inflación. Esta sería otra de las claves, para un sector social, de la permanencia de Insfrán: poca exigencia de control en los gastos porque no se pagan impuestos. 

En la práctica, estos números significan, por ejemplo, poder disponer de $100.000 por persona y por año para usar sin rendir cuentas, mientras que otras provincias vecinas, como Misiones y Corrientes dispusieron de unos $62.000 por persona y por año, según el IERAL. Sin embargo, según datos del INDEC, el “Gran Formosa” es el octavo aglomerado urbano con mayor pobreza (42,4%) y con muy bajos índices de escolaridad, alta repitencia y deficientes indicadores en salud, vivienda y otros indicadores sociales.

“Contrariamente a lo que suele pensarse, en Formosa el empleo público no es tan gravitante como en provincias vecinas. Se trata de, en promedio, el 44% de los recursos corrientes. Esto le permite al gobierno prácticamente no tener nunca déficit fiscal, manejarse casi sin deuda y hacer bastante obra pública, aunque no hay datos sobre la eficiencia del gasto público”, explicó Marcelo Capello, economista del IERAL y especialista en temas fiscales. Y sostuvo que “Formosa es la provincia con menor Producto Bruto Geográfico per capita del país”.

Todas las cifras y datos citados pueden encontrarse, como ya se dijo, en los Documentos de Trabajo del IERAL y en un trabajo del Ministerio de Economía (Formosa: informe Sintético de Caracterización Socio-Productiva). En todos los casos hay información como para tener una caracterización de una provincia postergada endógenamente, más allá de las condiciones naturales disponible. En economía, la dotación de factores es una condición necesaria, pero no suficiente. Y la política, se sabe, es un espacio de la libertad, no de la necesidad.

Fuente: clarin.com

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)