El Gobierno espera un guiño de Biden en la negociación con el Fondo

“Expectativa positiva” ante la asunción de Joe Biden. Esa fue la frase compartida por el embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Argüello, y el entorno del ministro de Economía, Martín Guzmán, a la espera de recibir un espaldarazo del jefe de Estado y su secretaria del Tesoro, Janet Yellen, en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. Washington tiene un voto mayoritario en el Directorio, que será quien apruebe o rechace el acuerdo que se alcance con el equipo técnico comandado por Kristalina Georgieva.

“Tenemos una expectativa positiva con el nuevo gobierno de Estados Unidos. Pero después cómo vaya transitando la realidad, está por verse”, afirmó a PERFIL una fuente del Ministerio de Economía. Esa definición fue compartida por Argüello, que el miércoles participó de la ceremonia inaugural de Biden. “Tengo una visión positiva: vamos a tener acuerdos, será dentro de pocos meses y ese acuerdo va a marcar el fin de la situación de extremo endeudamiento con el que el gobierno de Alberto Fernández asumió”, aseguró en una conferencia de prensa organizada por la Asociación de Periodistas de la República Argentina (APeRA).

Esa sintonía también fue compartida por el presidente Alberto Fernández y Georgieva en una videoconferencia que tuvieron el jueves. Según el Gobierno, coincidieron en continuar “trabajando en un programa apoyado por el organismo multilateral y diseñado y conducido por la Argentina”.“Muy buena llamada con el presidente de Argentina”, expresó, por su parte, la directora general del organismo.

El gobierno demócrata tendrá múltiples desafíos, como reactivar la economía en Estados Unidos, la pandemia, el cambio climático y la disputa con China. Dentro de sus prioridades no estará la renegociación de la deuda argentina, pero en el Gobierno creen que su defensa del multilateralismo y la designación de Yellen son buenas señales para el país.

Pero para aprobar el primer test bilateral de Biden y Fernández será crucial el cronograma. Según adelantó Sergio Chodos, representante de Argentina y el Cono Sur en el FMI, sería bueno alcanzar un acuerdo antes de fin de mayo, para evitar un default con el Club de París.

Claudio Loser, ex director para el Hemisferio Occidental del Fondo, considera que en los próximos dos o tres meses no habrá cambios en la posición de Washington en el organismo, ya que Biden y Yellen aún no nominaron a su director ejecutivo y aún está en funciones Mark Rosen, designado por Donald Trump. “Creo que va a haber alguna simpatía de Biden en términos de reestructurar la deuda. No será peor para la Argentina”, confió a este diario.

Sin embargo, Biden hará un difícil equilibrio entre velar por la salud financiera del Fondo, cuyo principal deudor es Argentina, con un préstamo de 57 mil millones de dólares, y la estabilidad macroeconómica del país, en un contexto de recesión económica y crisis de deuda global tras un año de pandemia. “Creo que se preocupará por la estabilidad del Fondo porque no quiere perder plata. Pero va a empujar para que se ayude a los países que tienen dificultades económicas importantes”, agregó Loser.

Benjamin Gedan, subdirector del Wilson Center, remarcó que Argentina debe ordenar su macroeconomía. “El desafío para Argentina en el FMI no pasa por oponerse a los Estados Unidos o a los europeos sino por la necesidad de asumir compromisos políticamente difíciles como ajustes presupuestarios y reformas estructurales que mejorarían la competitividad económica y atraerían inversiones en el largo plazo, incluso de los sistemas laboral, tributario y previsional”, aseguró. “Tanto los economistas del FMI como del Tesoro de Estados Unidos querrán ver un rumbo sostenible para Argentina que evitaría crisis económicas y garantizaría su acceso a los mercados de capital”, explicó.

El Factor Stiglitz

El vínculo que puedan forjar Yellen, que conducirá la economía estadounidense, y Guzmán será clave para el futuro de la negociación en el Fondo. En ese sentido, no sólo comparten sintonía académica, sino que también que frecuentan a los mismos colegas. El esposo de la ex presidenta de la Reserva Federal, George Akerloff, compartió en 2001 el Premio Nobel de Economía con Joseph Stiglitz, el padrino académico de Guzmán. En una columna publicada hace un mes en Project-Syndicate, el mentor del ministro argentino se deshizo en elogios a Yellen, calificando su designación como “una buena noticia para Estados Unidos y el mundo”.

“Con muchos países que pronto no podrán cumplir con sus obligaciones de deuda, una reestructuración rápida y profunda ayudaría enormemente. La reestructuración de la deuda es necesaria para la recuperación mundial y es lo más humanitario”, escribió el estadounidense.

Guzmán invocó a Stiglitz cuando felicitó a Yellen por su designación. “Me sumo a la felicitación de Stiglitz. Esperamos trabajar de forma cooperativa por una economía global más estable e inclusiva”, deseó. A ese vínculo personal también apuesta por estas horas el Gobierno de Alberto Fernández.

Desmentida por YPF

El precio de las acciones de YPF rebotó ayer y subió 11,1% en Wall Street, luego de que el ministro de Economía, Martín Guzmán, desmintiera que el Gobierno planeara estatizar la petrolera. “De ninguna manera. El rumor es falso. YPF es una empresa privada con 51% de participación estatal que tiene un rol estratégico en el desarrollo energético de la Argentina, y así seguirá siendo”, afirmó el funcionario el jueves por la noche, luego de la reunión del gabinete económico. Tras esta declaración, el humor de los inversores pareció mejorar y la cotización de las acciones subió de US$ 3,25 a US$ 3,7, aunque todavía estaba lejos de los US$ 4,8 que valía antes de que anuncien la reestructuración de su deuda bajo legislación extranjera. La valuación de la empresa había caído luego de que Guillermo Nielsen confirmara que renunciaba a la presidencia y que sería reemplazado por el diputado Pablo González.

Fuente: perfil.com

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)