Alemania se vuelve a confinar un mes por la segunda ola de coronavirus

Una cuarentena parcial comenzó a regir este lunes en Alemania, con cierre de restaurantes, bares, cines y otros lugares de recreación durante un mes para tratar un rápido incremento de la curva de contagios de coronavirus.

Las restricciones adoptadas son menos severas que las que Alemania impuso en la primera fase de la pandemia en marzo y abril, ya que esta vez permanecerán abiertas las escuelas, los jardines de infantes e incluso comercios no esenciales, como peluquerías.

Pero las autoridades del país decidieron la semana pasada que era necesario una cuarentena “light” ante la abrupta segunda ola de contagios de coronavirus que ya obligó a muchos otros países de Europa a imponer medidas más o menos drásticas.

El sábado pasado, el organismo de control de enfermedades infecciosas de Alemania registró el mayor número de casos de coronavirus desde el inicio de la pandemia: 19.059.

Las cifras del comienzo de la semana suelen ser menores, y las autoridades reportaron hoy 12.907 contagios, pero que, comparados con los 8.685 de hace una semana, muestran claramente la tendencia al alza, informó la agencia de noticias alemana DPA.

Alemania reportó la semana pasada 100 nuevos casos por cada 100.000 habitantes.

Esa tasa es menor que la de muchos otros países europeos, pero está muy por encima de la marca de 50 que las autoridades habían fijado hace un mes como señal de alarma que requiere la adopción de medidas de precaución.

La jefa de Gobierno alemana, la canciller Angela Merkel, tiene previsto revisar la situación con los gobernadores de las regiones de Alemania luego de las dos primeras semanas de cuarentena y discutir si las medidas necesitan ajustarse.

“La meta es estar por debajo de ese nivel de 50 para que las autoridades de salud estén en posición de rastrear los contactos” de los nuevos infectados, dijo hoy Helge Braun, jefe de gabinete de Merkel, a la radio RBB Inforadio.

Merkel dijo la semana pasada que las autoridades eran incapaces de rastrear la fuente de tres cuartas partes de los nuevos contagios.

Las restricciones que comenzaron a regir hoy limitan las reuniones en lugares públicos a un máximo de diez personas, de dos hogares distintos como mucho.

Las autoridades aconsejaron abstenerse de viajes no esenciales y los hoteles no pueden alojar a turistas.

Consultado sobre si las medidas podrían ir más allá de noviembre, Braun contestó: “Nuestra meta declarada es que queremos poner fin a estas medidas a fines de noviembre”.

“Esto también se trata de permitir el comercio navideño a las compañías alemanas, y las celebraciones de Navidad con la familia a todos nosotros”, prosiguió.

Fuente: telam.com

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)