A 25 años del asesinato de Rabin, el proceso de paz desapareció en Medio Oriente

El 4 de noviembre de 1995 un fanático de extrema derecha asesinó a Isaac Rabin, el primer ministro israelí que dos años antes había firmado la paz con su principal enemigo, el líder palestino Yasser Arafat, persuadido de que Israel y Palestina podían vivir juntos en dos Estados.

Aquel ambicioso plan, sin embargo, desapareció durante los cinco gobiernos del primer ministro Benjamin Netanyahu, apoyado en sus intenciones de anexar territorio ocupado por el presidente estadounidense, Donald Trump.

El aniversario del magnicidio de Rabin ocurre en un momento especial de la vida de Medio Oriente, luego de que Israel restableciera relaciones diplomáticas con Emiratos Àrabes Unidos (EAU), Bahréin y Sudán, tras la firma de los Acuerdos de Abraham.

Israel, a cambio, se comprometió a suspender la anexión de un 30% de la Cisjordania ocupada a los palestinos y el valle del río Jordan, bajo la mediación del presidente Trump.

Rabin pasó de tener posiciones de extrema derecha, sobre todo durante la primera Intifada, a ser un impulsor del proceso de paz en Medio Oriente.

Una vida entregada a la política

Nacido el 1 de marzo de 1922 en Jerusalén, el líder del Partido Laborista participó en la primera guerra árabe-israelí, y en 1964 se convirtió en jefe del Estado Mayor del Ejército.

En la Guerra de los Seis Días de 1967, sus estrategias militares contribuyeron a ganar la contienda bélica en la que Israel cuadriplicó su territorio.

Fue embajador en Estados Unidos entre 1968 y 1973 y, además, el primero en ocupar el cargo de primer ministro nacido en Israel, entre 1974 y 1977, y luego entre 1992 y 1995.

Rabin, como ministro de Defensa entre 1984 y 1990, respondió enérgicamente a la primera intifada palestina.

En 1993, luego de una serie de negociaciones secretas con los palestinos, bajo la mediación del expresidente estadounidense, Bill Clinton, se firmaron los Acuerdos de Oslo que autorizaron un autogobierno limitado en la franja de Gaza y Cisjordania.

Un año después, Rabin fue distinguido con el Premio Nobel de la Paz, junto a Arafat y Shimon Peres.

“Yo quisiera firmar un acuerdo de paz con el Príncipe de Mónaco y la Reina de Holanda, pero la paz se firma con los enemigos y Arafat es el principal enemigo”, dijo Rabin en aquella oportunidad.

El líder laborista también negoció la paz con Jordania, formalizando las relaciones entre ambos países el 26 de octubre de 1994.

Después de los Acuerdos de Oslo, Rabin fue ridiculizado por los líderes de la derecha y del Partido Likud, de Netanyahu, que consideraron el proceso de paz como un intento de perder los territorios ocupados por Israel.

El 4 de noviembre de 1995, luego de pronunciar un discurso en la plaza Maljei Israel de Tel Aviv (hoy rebautizada plaza Rabin), el primer ministro israelí fue asesinado de dos balazos por el fanático de extrema derecha Yigal Amir, de 25 años.

“Permítanme decir que estoy profundamente conmovido. Deseo agradecer a cada uno de ustedes el haber venido hoy aquí para oponerse a la violencia y manifestar su apoyo a la paz”, dijo el líder laborista en un discurso antes de morir.

“Este Gobierno, que tengo el privilegio de encabezar junto con mi amigo Shimon Peres, decidió darle una oportunidad a la paz, una paz que solucionará casi todos los problemas de Israel”, añadió

Rabin también señaló, una vez más, que había encontrado un socio para la paz en los palestinos.

“Este es un camino lleno de dificultades y dolor. Para Israel, no hay camino sin dolor, pero el camino de la paz es preferible al camino de la guerra”, dijo el líder israelí.

Fuente: telam.com

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)