Sudáfrica ya es uno de los grandes focos mundiales de la pandemia

El aumento descontrolado de casos de coronavirus en las ciudades de Johannesburo y Pretoria ubican a Sudáfrica, con cerca de 225.000 contagios, algo más de 3.600 muertos y más del 40% de los casos del continente africano, como uno de los grandes focos mundiales de la pandemia.

“La tormenta sobre la que hemos estado advirtiendo constantemente a los sudafricanos está llegando. Como nación, tenemos todos los motivos para estar unidos en esta lucha”, advirtió el ministro de Salud, Zweli Mkhize, ayer ante el Parlamento.

El panorama es especialmente sombrío si se compara con la velocidad con que avanza la pandemia en el resto del continente, incluso considerando que los datos oficiales de muchos países no son tan fiables como los sudafricanos, y a pesar de que el Gobierno del presidente Cyril Ramaphosa no escatimó esfuerzos en tratar de frenarla.

El país impuso uno de los confinamientos más duros del mundo de forma temprana, con grave daño para la economía, y lanzó una agresiva campaña de test en masa.

Aún así, la expansión de la transmisión comunitaria resistió a esas medidas y se potenció con la reapertura de la economía, a partir del 1 de junio pasado, que fue el empujón final que disparó la pandemia.

Este rebrote tuvo especial virulencia en la provincia central de Gauteng, donde se levantan la capital política (Pretoria) y el corazón económico de Sudáfrica (Johannesburgo).

Durante meses, el gran epicentro de la Covid-19 en Sudáfrica -y, por tanto, en todo el continente africano-, se situó en la provincia del Cabo Occidental (suroeste, donde se encuentra Ciudad del Cabo), que llegó a acumular dos de cada tres de los casos del país.

En las últimas semanas, sin embargo, las cifras cambiaron drásticamente y, mientras que la región costera comenzaba a ver una lenta estabilización de sus cifras, en Gauteng las infecciones se disparaban, especialmente en Johannesburgo.

Anoche, la cifra de casos de Gauteng sobrepasó finalmente a la del Cabo Occidental.

En previsión de los peores escenarios y de la posibilidad de que haya que hacer entierros en masa, la provincia está barajando planes para tener disponibles hasta 1,5 millones de tumbas.

“Estamos preparando más de 1,5 millones de tumbas. Es una discusión incómoda, como médico no es uno de los mejores temas, pero es la realidad con la que tenemos que lidiar y para la que tenemos que estar preparados”, señaló el responsable provincial del área de Salud, Bandile Masuku, en una rueda de prensa en Johannesburgo.

La noticia causó tal revuelo, que las autoridades locales salieron hoy a aclarar que no esperan 1,5 millones de muertes por la Covid-19 en la región de 13 millones de habitantes, sino que se trata solo de una precaución para los escenarios más pesimistas referida a la capacidad de entierros de la provincia.

A semanas aún del “pico” de la pandemia, el agotamiento de los recursos del sistema sanitario y sus profesionales ya es una realidad evidente en muchas zonas, especialmente en Gauteng por la reciente avalancha de casos y en la zona del Cabo Oriental (sudeste, la zona más pobre del país).

Fuente: telam.com

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)