“Si se contagió alguien del grupo fue por el colectivo, ahí hubo un gran error”

Una de las alojadas en la Escuela de Cadetes que viajó en el mismo colectivo que la doctora diagnosticada como el primer caso de coronavirus en Formosa, en una entrevista exclusiva con La Mañana, apuntó contra la falta de protocolo en el ómnibus, destacó la atención en el centro de alojamiento aunque resaltó que no les gustó que como se enteraron del resultado positivo.

“Ni bien salió el tema de los permisos a Formosa hice la solicitud, mandé e-mails, pero no recibí respuesta, no tuve una solución, hasta que me cuentan que Águila Dorada estaba organizando un contingente y que ellos conseguían el permiso”, empezó tu relato.

“Salía $ 4.000 el combo, viaje y la tramitación del permiso, era mi posibilidad de venir. Cuando llamé a Águila Dorada pregunté si había un protocolo, me dijeron “sí, señora, hay protocolo”, pero en realidad (no había) nada”, contó.

Asegura que “el colectivo iba completo, no había un asiento de distancia entre personas”, y que no les dieron, ni les exigieron barbijos, ni alcohol.

Si bien les tomaron la temperatura antes de salir, “no había ni trapo con lavandina para limpiarse los pies”.

“El tema era que te subas rápido, te cobren y nada más; en realidad mi gran enojo es ese, si hubiera sabido capaz ni subía, el colectivo tenía 0 protocolo, era una vergüenza, una mugre, un baño para 60 personas. Bajamos una sola vez en Rosario, y luego en Formosa”, comentó.

La entrevistada resaltó: “la manera en que nos trajeron era un hacinamiento, pero no sé de quién depende, si es una cuestión de la empresa, del Gobierno, o de quién, pero ahí hubo un gran error; si se contaminó alguien del grupo fue por el colectivo”, opinó.

Llegaron a Formosa el 8 de junio cerca de las 18, y estuvieron en la UPAC hasta las 22 aproximadamente. Respecto al procedimiento tras la llegada relató: “en la UPAC nos realizaron el cuestionario, nos tomaron la temperatura y por azar a mí me hisoparon. Entre 5 y 10 personas fuimos hisopadas. Entre ellas, la doctora venezolana que vino con su familia, que dio positivo”.

Cerca de las 23 llegaron a la Escuela de Cadetes, “nos atendieron todo el tiempo respetando el protocolo, nos hicieron el cuestionario de vuelta, nos tomaron la temperatura. Nos ubicaron en habitaciones para cuatro personas con baño privado, nos trajeron los elementos de limpieza y nos dan las cuatro comidas. No tengo quejas, estamos muy bien, tal vez no es a lo que estamos acostumbrados quizás, pero nos adaptamos”, afirmó y aseguró que la atención es excelente.

Fuente: La Mañana

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)