Séptima noche consecutiva de protestas contra el racismo policial por el asesinato de George Floyd

Miles de estadounidenses desafiaron el toque de queda y las amenazas del presidente Donald Trump y salieron anoche a las calles de varias ciudades para protestar por el asesinato del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco, en una noche de furia que dejó miles de detenidos.

En Dallas, ubicada en el estado de Texas, la policía usó gases lacrimógenos para sofocar las protestas cuando los manifestantes llegaban al puente Margaret Hunt Hill, donde se registraron enfrentamientos.

Varios de los manifestantes que protestaban pacíficamente fueron arrestados, según informó la cadena de noticias CNN.

El toque de queda entró en vigencia a partir de las 19 en Dallas, pero sólo rige en algunas partes de la ciudad, por lo que los manifestantes marcharon bordeando esas zonas.

En Washington, en tanto, los manifestantes marcharon por las calles violando el toque de queda impuesto mientras al menos un helicóptero militar sobrevolaba la ciudad en un intento por dispersar a las multitudes.

El pico de tensión se vivió en las afueras de la Casa Blanca, donde la policía usó gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar una multitud, algo que le permitió a Trump visitar la iglesia de Saint John, para lo que debió cruzar el parque Lafayette.

En contraste con el discurso presidencial, la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, condenó a través de Twitter las acciones de la policía y calificó como “vergonzoso” y “sin provocación” el uso de gases lacrimógenos contra los manifestantes en las inmediaciones de la Casa Blanca.

En Nueva York, las manifestaciones se iniciaron de manera pacífica pero pocas horas después mutaron y decenas de personas rompieron vidrieras y las puertas de varias tiendas cerca del Rockefeller Center, antes de saquearlas.

Después de los episodios de violencia y daños a la propiedad privada registrados, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, extendió el toque de queda a la noche de hoy,

“Estas protestas tienen poder y significado. Pero a medida que avanza la noche, vemos que los grupos las usan para incitar a la violencia y destruir la propiedad”, aseguró de Blasio en Twitter.

“El toque de queda está vigente y los oficiales están trabajando para garantizar su cumplimiento y realizar arrestos donde sea necesario”, agregó.

En Los Ángeles, en tanto, el alcalde Eric Garcetti, pidió a las personas manifestarse sin violencia, luego que tiendas, edificios y centros comerciales fueran saqueados y vandalizados en los últimos días.

Garcetti reconoció que la muerte de Floyd fue “fundamentalmente no americana, inhumana” y aseguró que “clama por justicia”.

También se registraron protestas y disturbios en Filadelfia, donde cientos de manifestantes tomaron las calles en el corazón de la ciudad, y en Atlanta, donde la policía disparó gases lacrimógenos contra los manifestantes.

La policía de esta última ciudad, informó que arrestó a un total de 52 personas durante las protestas del lunes.

“Hemos encontrado varios problemas durante el día, incluyendo casos en que los manifestantes bloquearon el tráfico en varias carreteras”, precisó un comunicado oficial.

La policía de Richmond, en Virginia, también utilizó lacrimógenos contra los manifestantes, después de advertirles de que pararan de intentar derribar algunas estatuas ubicadas en Monument Avenue, informó la agencia Europa Press.

Fuente: telam.com

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)