Desocupado, mantiene a su familia con los frutos de su huerta y necesita ayuda para ampliar su producción en plena cuarentena por coronavirus

De la Rosa Do Santos tiene 54 años y es padre de siete hijos. Se quedó en la calle hace poco por el incendio que sufrió la maderera en la que trabajaba y luego la cuarentena por el coronavirus le hizo imposible conseguir otro empleo, por lo que ahora vende lo que produce en su huerta familiar y pide ayuda para adquirir algunas herramientas para poder seguir ampliando la producción.
 
El hombre vive en la Colonia Ita, Misiones, junto a su familia y se desempeñó durante más de 10 años en la empresa maderera Taeda de Montecarlo. Sin embargo, el 13 de marzo la compañía se incendió por completo y más de cien trabajadores se quedaron sin su fuente de sustento. Entonces De la Rosa comenzó a buscar fuentes alternativas para ganarse la vida.

Lla empresa maderera Taeda de Montecarlo se incendió días antes del comienzo de la cuarentena por el coronavirus

“Lamentablemente pasó esto, nos quedamos sin trabajo, sin plata, y justo empezó la cuarentena y tampoco podía salir a buscar changa o buscar otro trabajo”, explicó el hombre que vive en Misiones y agregó: “Como hace rato vengo haciendo huerta en mi casa para consumo familiar, no me quedó otra alternativa que vender verduras para llevar algo a casa”.

“Trabajé toda mi vida de lo que sé para sostener mi familia, y hoy por hoy me siento un inútil sin trabajo”, lamentó en medio de la cuarentena por el coronavirus y reveló: “De la empresa en la que trabajo no tenemos novedades y hay que seguir y sostener una familia. Por eso mi idea es seguir con la huerta, pero me faltan herramientas para ampliar un poco más, semilla conseguí algo, no se consigue mucho no sé porqué”.

Entonces, Do Santos publicó su nuevo emprendimiento en las redes sociales y de esta manera los vecinos de la zona le comenzaron a comprarle, por lo que necesita agrandar sus canteros y espacios de producción, que hasta ahora ocupa el patio de su casa.

El hombre cuenta con un espacio para continuar plantando, pero requiere de herramientas como pala, mangueras para instalar un sistema de riego, carretilla, rastrillo, horquillas y algunas semillas que no se consiguen en la localidad de Misiones.

Lo que ya tenía en producción es cebollita de verdeo, remolacha, batatas, mandioca, perejil, entre otras verduras de estación. Pero ante la demanda de los vecinos, necesita continuar con la producción y los recursos con los que cuenta no le alcanzan más que para sobrellevar el día a día.

Fuente: minuto1.com

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)