Uno de los asistentes a la Convención Conservadora en la que habló Trump dio positivo de coronavirus

Una persona que asistió a una reunión de los principales conservadores políticos de EEUU, incluyendo al presidente Donald Trump y al vicepresidente Mike Pence, ha dado positivo en el nuevo coronavirus. La Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) es una de las reuniones anuales más grandes del país de conservadores políticos, atrayendo a miles de personas, y además de Trump y Pence el evento del 26 al 29 de febrero cerca de Washington también contó con la participación de varios miembros del gabinete y altos funcionarios de la Casa Blanca.

“La exposición ocurrió antes de la conferencia. Un hospital de Nueva Jersey le hizo pruebas a la persona, y los CDC confirmaron el resultado positivo”, tuiteó el organizador del evento, la Unión Conservadora Americana, refiriéndose a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

El individuo está en cuarentena y bajo cuidado médico en Nueva Jersey.

“Este asistente no tuvo ninguna interacción con el Presidente o el Vicepresidente y nunca asistió a los eventos en el salón principal”, agregó la declaración. Sin embargo, el presidente de la ACU, Matt Schlapp, dijo al Washington Post que interactuó con la persona infectada en el evento – y aunque la línea de tiempo no está clara, Schlapp estrechó la mano de Trump en el escenario el último día de la conferencia.

EL nombre del contagiado no fue informado

Trump, al menos públicamente, asegura que no hay que propagar el panico y que todo está bajo control. “No me preocupa en absoluto”, dijo cuando se le preguntó sobre el coronavirus acercándose a la Casa Blanca.

COVID-19 se propaga a través de pequeñas gotas de la nariz y la boca de una persona infectada, y se cree que puede sobrevivir en las superficies durante unas horas hasta varios días, según la Organización Mundial de la Salud.

Los cuidados en la Casa Blanca

El Servicio Secreto y la Unidad Médica de la Casa Blanca revisan la información y hacen un seguimiento de las personas que han visitado países con casos de COVID-19. “No es una prohibición rígida y rápida, pero permite a los expertos médicos saber con quién hablar con las preguntas de seguimiento”, dijo un funcionario consultado por el Post. “La gente ha sido muy cooperativa y comprensiva, lo cual apreciamos”.

Otras medidas son estudiadas por un equipo que está dirigido por Tony Ornato, subjefe de personal de operaciones de la Casa Blanca, y está “constantemente monitoreando y reevaluando” los protocolos de la Casa Blanca.

Uno de los cambios más visibles en el Ala Oeste fue la instalación de estaciones de desinfección de manos. Y otro alto funcionario que habló con el Post dijo que se podrían añadir los controles de temperatura y el fin de las visitas públicas si la crisis empeora, aunque ninguno de los dos es inminente.

Los periodistas que no tengan un pase permanente y los invitados que entren en el edificio adyacente de la Oficina Ejecutiva Eisenhower deben proporcionar también su información de viaje.

Los turistas que visitan la Casa Blanca rellenan el mismo formulario que los demás visitantes, pero lo hacen con meses de antelación. No está claro si se les está volviendo a investigar a medida que se acercan las fechas de la visita.

Estados Unidos resgistra 19 muertos y 377 infectados confirmados: 49 de los cuales corresponden a ciudadanos repatriados de Wuhan y del crucero ‘Diamond Princess’

Fuente: infobae

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)