Tensión y violencia en la isla griega de Lesbos: lugareños incendiaron un centro de refugiados e impidieron el arribo de nuevos migrantes

Habitantes de la isla griega de Lesbos incendiaron en la noche de este domingo un centro de acogida de inmigrantes desocupado cerca de la playa de Skala Sykamineas, según constató un fotógrafo de la agencia AFP.

Este centro, antes gestionado por la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), había sido cerrado a fines de enero pasado por las autoridades locales. Anteriormente, se utilizaba para recibir a los migrantes antes de llevarlos a un centro de acogida en la misma isla.

Unos 150 habitantes de la isla se reunieron en los alrededores del centro tras la llegada de nuevos migrantes a la playa de Skala Sykamineas. Temiendo que volviera a ser abierto, lo incendiaron parcialmente. En el puerto de Thermi, algunos gritaron insultos al representante local de la agencia de Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR), y otros atacaron a periodistas y fotógrafos, golpeándolos y arrojando sus cámaras al mar.

Unos 70 solicitantes de asilo todavía se encontraban en la playa a primera hora de la noche, sin mantas, señaló un fotógrafo de AFP.

No menos de 500 migrantes, en tanto, llegaron este domingo a diferentes puntos de la isla, a bordo de una docena de embarcaciones.

Grecia estaba en alerta máxima este domingo por la afluencia de miles de refugiados desde Turquía, y muchos residentes encolerizados temen una nueva crisis migratoria.

“Es una invasión organizada por Turquía”, criticó Karampatzakis Giorgos, el alcalde del pueblo de Marassia, cerca del río Evros.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), más de 13.000 refugiados se han congregado a lo largo de los 212 km de la frontera terrestre greco-turca que corre a lo largo del río Evros en el noreste de Grecia.

Desde el viernes, Turquía amenaza con dejar pasar a los refugiados sirios si no obtiene el apoyo activo de la Unión Europea (UE) en su enfrentamiento con Rusia y el régimen en Siria, lo que genera temores de una nueva crisis migratoria similar a la de 2015. “Lo que sucedió en 2015 se repite, miles (de migrantes) están en nuestras fronteras, Dios nos ayude”, imploró Panayiota, un residente de la aldea fronteriza de Kastanies.

Bloqueados en Pazarkule -frente a Kastanies- miles de migrantes pasaron la gélida noche cubiertos con mantas, y calentándose con lumbre.

Este domingo por la mañana, pequeños grupos de sirios, afganos e iraquíes, entre los cuales había mujeres y niños, caminaban en fila al borde de una carretera, con mochilas en la espalda o en la cabeza. Al menos 2.000 migrantes más llegaron este domingo a la zona fronteriza caminando entre los campos en dirección al punto de control de Pazarkule.

Durante la jornada desde el lado turco algunos de los miles de sirios agolpados comenzaron a arrojar piedras, ante lo cual la policía griega reaccionó lanzando gases lacrimógenos y recurriendo a cañones de agua.

Ante esta situación, el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, convocó una reunión de emergencia del Consejo de Asuntos Exteriores y de Defensa del Gobierno el domingo por la noche. Las fronteras están “vigiladas y excelentemente protegidas”, dijo el ministro de Defensa Nikos Panagiotopoulos desde el puesto de Kastanies.

Ante el riesgo de una nueva crisis migratoria, las autoridades griegas han reforzado sus patrullas en las fronteras marítimas y terrestres con Turquía. En 24 horas, bloquearon la “entrada ilegal” de 15.500 inmigrantes a lo largo del río Evros, en el noreste del país, según indicó este domingo una fuente gubernamental.

El gobierno griego también ha establecido un sistema automático de mensajes de texto para teléfonos móviles extranjeros que se acercan a la frontera, con el siguiente mensaje: “Nadie puede cruzar las fronteras griegas. Aquellos que intenten ingresar ilegalmente serán bloqueados”.

Al menos 500 migrantes arribaron este domingo a Grecia desde diferentes puntos

Ante este aumento del flujo de migrantes, la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex), organismo de la UE, indicó este domingo haber “subido el nivel de alerta para todas las fronteras con Turquía a elevado”, según un comunicado.

Frontex agregó que supervisa la situación en las fronteras con Turquía de Grecia y también de Bulgaria.

Ankara afirmó este domingo que más de 76.000 migrantes abandonaron Turquía por la provincia turca de Edirne (noroeste) desde el viernes, una cifra difícilmente comprobable y que parece muy superior respecto a la realidad observada en el lugar por la AFP.

Fuente: infobae

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)