En Las Vegas los hoteles están vacíos, pero los sin techo duermen en estacionamientos

El “refugio” no es más que un estacionamiento al aire libre en el que pintaron líneas para delimitar los espacios para que la gente duerma. El “distanciamiento social” es una mentira – las líneas de la cuadrícula están mucho menos de dos metros de distancia y son apenas lo suficientemente grandes para que un adulto se acueste en ellas. Las personas en situación de calle se acurrucan juntas en el hormigón, sin medios para protegerse de la intemperie o de una infección.

El refugio al aire libre, ubicado en el estacionamiento del Cashman Center en Las Vegas, abrió el sábado después de que una organizacion católicas de caridad del sur del estado de Nevada cerraron cuando un residente contrajo COVID-19. Los 500 residentes del refugio fueron forzados a salir al aire libre para evitar la propagación de la enfermedad potencialmente mortal.

La hipocresía capitalista no tiene límites. Están dejando morir a estas personas.

Sobre el refugio improvisado, Lisa Morris Hibbler, la Jefa de Servicios Comunitarios de la ciudad de Las Vegas dijo: “lo diseñamos espaciado para que se cumpla con el distanciamiento social”, como si estas horribles condiciones no fueran nada fuera de lo común.

El Comisionado del Condado de Clark, Justin Jones, también dijo: “Estamos orgullosos de trabajar en colaboración con la ciudad [de Las Vegas, NdelT] para satisfacer las necesidades de las personas en situación de calle y apreciamos la rápida respuesta de los participantes en la puesta en pie de las instalaciones con esta rapidez”.

Hay más de 100.000 habitaciones de hotel en Las Vegas. La gran mayoría de ellas están vacías como resultado de la pandemia, pero los indigentes duermen juntos en el suelo en un estacionamiento. De acuerdo con las cifras oficiales, hay al menos 14.000 personas sin techo en Nevada. Hay espacio más que suficiente para alojarlas a todas.

Las personas en situación de calle están por supuesto entre los más vulnerables a la pandemia, pero el virus no es el problema. El problema es un sistema que está organizado para que la clase dominante esté más que atendida mientras que la clase trabajadora no puede obtener asistencia social. La barbarie capitalista y gubernamental nunca ha estado tan expuesta.

Los sindicatos, los trabajadores y las organizaciones comunitarias deben exigir que se atiendan las necesidades de las personas sin techo con medidas de emergencia como viviendas adecuadas y limpias; se les debe garantizar la alimentación y la asistencia sanitaria ante la pandemia.

Los capitalistas y los gobiernos dirán que no hay dinero ni espacio para alojar a estas personas. Pero eso simplemente no es cierto. Debemos expropiar inmediatamente los hoteles vacíos de Las Vegas y las propiedades vacías de los ricos para que todos tengan un refugio en medio de esta crisis.

Fuente: laizquierdadiario.com

También puede gustarle...

error

Te gustó esta noticia? Compartela con el mundo :)